FACUA Andalucía pide una reunión de urgencia a la consejera de Agricultura

Para tratar el posible fraude del que ha alertado en el etiquetado de jamones ibéricos y el decomiso de 17 toneladas de alimentos de una empresa de Sevilla.

La presidenta de FACUA Andalucía, Olga Ruiz, ha solicitado este miércoles una reunión de urgencia a la consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, para tratar el posible fraude del que ha alertado en el etiquetado de jamones ibéricos y el reciente decomiso de 17 toneladas de alimentos de una empresa de Sevilla.

Aguilera aseguró este 11 de octubre en Granada que "podría estar produciéndose un fraude en el etiquetado" del jamón ibérico falseando la procedencia del animal ya que las superficies comerciales están vendiendo en la presente campaña productos etiquetados como "ibéricos andaluces" equivalentes a una producción de en torno a un millón de cerdos cuando la producción contabilizada para este año en las dehesas andaluzas habría sido de 500.000 animales, según sus afirmaciones, recogidas por la agencia Europa Press.

La existencia de fraudes en el etiquetado, sea en la proporción anunciada por la consejera o en otra, hace necesario que el Gobierno garantice las inspecciones necesarias para retirar el mercado los productos que vulneren la legislación y sancionar de forma contundente a las empresas responsables.

Asimismo, FACUA Andalucía demanda a la Consejería de Agricultura y Pesca que haga públicos las marcas que estuvieran incurriendo en éste u otros fraudes a los consumidores.

Y ello para garantizar que ejerzan sus derechos ante los fraudes y evitar que otras marcas que cumplen con la normativa vigente se vean afectadas por la sombra de sospecha creada con las citadas declaraciones de la consejera.

Mercancía decomisada

Por otro lado, la semana pasada, la Consejería y el Ayuntamiento de Sevilla anunciaron que se habían decomisado 17.400 kilos de embutidos y jamón, paleta y caña de lomo, que una empresa de Sevilla tenía a la venta sin cumplir las normas de calidad y con irregularidades en el etiquetado, una parte de los cuales estaba además caducada.

Sin embargo, la Consejería no ha hecho público el nombre de la empresa, los establecimientos donde se vienen comercializando los productos fraudulentos y la marca o marcas con que están etiquetados los mismos.

FACUA Andalucía advierte que esta falta de transparencia hacia los consumidores está provocando que se siembren sospechas sobre empresas que cumplen con la legislación y, a su vez, privando a aquéllos de la información necesaria para conocer si han adquirido uno de los productos fraudulentos y poder así devolverlos.

Productos que se desconoce si continúan en el mercado en determinados establecimientos que los hayan adquirido a la empresa expedientada, señala la Federación.

Ya somos 203.716