Desmantelada una red de venta fraudulenta de medicamentos por Internet en 45 países

Setenta y seis personas han sido detenidas y se ha decomisado más de un millón de comprimidos falsos e ilícitos.

Agentes de la Policía Nacional han detenido a setenta y seis personas en cuarenta y cinco países por vender a través de Internet comprimidos falsos e ilícitos de diferentes tipos de medicamentos y complementos dietéticos.

La operación, que ha estado coordinada por la Interpol, ha permitido descubrir en la red 694 sitios web dedicados a estas actividades ilícitas, de los que 290 han sido cerrados, y ha conseguido decomisar más de un millón de comprimidos falsos e ilícitos de diferentes tipos de medicamentos y complementos dietéticos.

La operación Pangea III ha sido la acción más extensa sobre Internet de este tipo coordinada por Interpol y en ella han participado cuerpos policiales, de aduanas y reguladores nacionales de medicamentos de los cinco continentes.

Los esfuerzos se priorizaron en los tres componentes principales de este comercio internacional ilícito por Internet: el ISP (Proveedor de Servicio de Internet), los sistemas de pago y los servicios de mensajería o entrega de productos.

La participación española, llevada a cabo por la Sección de Consumo, Medio Ambiente y Dopaje de la Comisaría General de Policía Judicial, ha consistido en la investigación sobre nueve farmacias online, que desarrollaban su actividad en España.

Las pesquisas permitieron cercenar el acceso de estos comercios virtuales a los distintos medios de pago electrónico (tarjetas bancarias y servicios de pago), por lo que su actividad económica y mercantil ha desaparecido.

En el total de la acción global han sido detenidas setenta y seis personas, cerradas 290 páginas web, inspeccionados más de 267.000 envíos de paquetería e incautadas sustancias por un valor estimado de más de 2,5 millones de dólares.

Riesgos para la salud

En relación a la compra y uso de medicamentos falsos e ilegales, la Policía Nacional ha querido recordar a los ciudadanos los riesgos para la salud que pueden acarrear esas actividades.

Las consecuencias de estos medicamentos falsificados varían desde no aportar ningún beneficio médico hasta resultar altamente peligrosos. Al encontrarse fuera del circuito legal y no verse a sometidos a controles estrictos, a menudo estas sustancias contienen un nivel equivocado de ingrediente activo -ninguno en absoluto, insuficiente o demasiado- o un ingrediente activo destinado a un propósito diferente. Incluso se han llegado a encontrar importantes tóxicos de otro tipo como veneno para ratas.

Con el fin de dar una apariencia de legalidad, los falsos medicamentos suelen ser empaquetados imitando -en ocasiones perfectamente- los originales, de tal manera que una prueba de laboratorio es la única vía para diferenciarlos. "Comprar medicamentos online puede parecer más barato, más rápido y más cómodo que hacerlo a través de su médico y la farmacia de la calle, pero los peligros son mayores que los beneficios", advierte la Policía en un comunicado tras la operación.

Ya somos 203.746