Reunión con las federaciones de consumidores

Agricultura dice ahora que no sospecha de un fraude masivo en el etiquetado del jamón ibérico andaluz

El director general de Industria y Calidad Agroalimentaria argumenta que "la prensa no transcribió muy bien las palabras de la consejera".

La Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía dice ahora que no sospecha de un fraude masivo en el etiquetado del jamón ibérico de la Comunidad Autónoma.

La consejera, Clara Aguilera, ha contestado a la petición de una reunión que le solicitó FACUA Andalucía el pasado 13 de octubre -dos días después de que sus declaraciones suscitasen la sospecha sobre todo el sector-, delegando en su director general de Industria y Calidad Agroalimentaria, Ricardo Domínguez.

En una reunión mantenida este jueves con las federaciones de consumidores, Domínguez ha argumentado que "la prensa no transcribió muy bien las palabras de la consejera" y que ésta no se refirió a un posible fraude en jamones ibéricos falseando la procedencia del animal que podría afectar a la mitad de los productos del mercado, sino a un fraude en los ibéricos de bellota falseando el tipo de alimentación cuya cuantía resulta indeterminada pero pequeña. Además, ha afirmado que ese fraude se da tanto en Andalucía como en cualquier otra comunidad autónoma.

El secretario general de FACUA Andalucía, Rubén Sánchez, ha planteado al director general de Industria y Calidad Agroalimentaria que, para eliminar la sombra de sospecha creada sobre el sector, la Consejería debió aclarar públicamente qué quiso decir Aguilera con las declaraciones que hizo el pasado 11 de octubre.

Según la información publicada por distintos medios de comunicación a nivel autonómico y nacional, la consejera afirmó que "podría estar produciéndose un fraude en el etiquetado", falseando la procedencia del animal, en una cifra que rondaría la mitad de los jamones ibéricos andaluces.

El argumento de Aguilera que trascendió a la prensa fue que las superficies comerciales están vendiendo en la presente campaña productos etiquetados como "ibéricos andaluces" equivalentes a una producción de en torno a un millón de cerdos cuando la contabilizada para este año en las dehesas andaluzas habría sido de 500.000 animales.

Según la información publicada, la consejera señaló que había que comprobar que esos jamones "realmente provienen de las dehesas andaluzas", ya que el fraude en el etiquetado no tiene por qué significar que no son productos ibéricos, sino que es posible que lo sean pero tengan su origen en otras regiones.

El secretario general de FACUA Andalucía también ha solicitado al director general de Industria y Calidad Agroalimentaria información sobre las irregularidades detectadas sobre el jamón ibérico en los últimos años.

En este sentido, Domínguez ha señalado que se han detectado irregularidades en el etiquetado de productos, pero el de la empresa sevillana Atrisa -propietaria de la cadena de supermercados Mesa- ha sido el único caso de fraude que han constatado las inspecciones, fruto de un soplo que recibió la Policía Local de Sevilla.

FACUA Andalucía considera necesario que se refuercen las inspecciones sobre el sector y que se den a conocer a los consumidores los fraudes que se detecten para garantizar que ejerzan sus derechos.

Ya somos 203.683