FACUA advierte a los usuarios de los riesgos de la utilización de petardos y guirnaldas

La Federación pide a las autoridades que controlen la venta de petardos y cohetes.

Con motivo de estas fechas en las que el comercio de explosivos suele experimentar un notable aumento, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) hace un llamamiento a las autoridades para que extremen el control de la venta de estos productos en los quioscos y tiendas de artículos de broma, especialmente a los menores de edad.

A pesar de las prohibiciones legales, algunos comerciantes siguen vendiendo dichos artículos a los niños, sin considerar el grave peligro que puede suponer para éstos. Por ello, FACUA solicita la aplicación de fuertes sanciones para los infractores y pide a los consumidores que denuncien cualquier ilegalidad de la que tengan conocimiento.

El problema de los petardos, cohetes y demás artificios pirotécnicos no sólo se ha convertido en algo tradicional que se repite año tras año durante las fiestas navideñas. También se reiteran las escenas de quemaduras, amputaciones de dedos, ceguera parcial o total e incluso muerte.

La Federación se dirige también a los padres para recomendarles que orienten responsablemente a sus hijos sobre los riesgos que entraña la manipulación de artificios explosivos, los cuales no cumplen, en muchas ocasiones, las condiciones de seguridad recogidas en el Reglamento de Explosivos (Real Decreto 2.114/78). Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es el de los ruidos y la alarma que estos artefactos pueden crear entre los ciudadanos si son utilizados de forma irresponsable.

Además de los explosivos, en estas fechas del año se utilizan otros productos aparentemente inofensivos pero que pueden provocar daños si no se presta una atención adecuada sobre los mismos. Se trata de la iluminación del tradicional árbol de Navidad o el portal de Belén, es decir, las denominadas guirnaldas. A este respecto, FACUA advierte a los consumidores que extremen las precauciones a la hora de adquirir y utilizar este tipo de productos navideños.

Así pues, la Federación ha podido comprobar que es muy reducido el número de guirnaldas luminosas distribuidas en el mercado español que cumplen con la normativa vigente, fundamentalmente en materia de etiquetado y de la baja calidad de los materiales empleados para su producción.

Por ello, FACUA aconseja a los consumidores que, a la hora de adquirir estos productos, comprueben su estado y garantías técnicas así como que se aseguren de que en el etiquetado se indica la tensión o potencia máxima adecuada. Además, el consumidor debe tener en cuenta que las advertencias de seguridad deben figurar en el envase en español, junto con las características del producto y la identificación del responsable. Es importante saber que el marcado "CE" es la garantía de que ha sido fabricado de acuerdo a las normas de seguridad de la Unión Europea.

Por otra parte, el consumidor debe desconectar la guirnalda de la red de alimentación siempre que quiera quitar o insertar una lámpara nueva. Además, antes de proceder a cualquier instalación nueva, hay que asegurarse del buen estado de los cables. En el caso de guirnaldas conectadas en serie, se deben sustituir inmediatamente las lámparas que hayan fallado por otras de igual tensión y potencia nominal con el fin de evitar calentamientos. De igual modo es necesario asegurarse de no dejar nunca encendida la iluminación si se sale fuera de casa. Tampoco se debe conectar la guirnalda a la red de alimentación mientras permanezca aún en el embalaje.

Por último, FACUA advierte a los consumidores que cuiden la ubicación de algunos elementos de decoración propios de la Navidad como son las velas, el confeti, las serpentinas o los envases de espuma de nieve, ya que estos productos pueden provocar incendios dentro de la casa si no se apartan de los focos de calor (fuego de la chimenea, estufas, radiadores, etc.), que suelen estar encendidos en estas fechas.

Ya somos 198.453