Desmantelada una red de estafa bancaria a través de Internet

La Guardia Civil ha detenido a nueve personas.

Agentes de la Guardia Civil del Equipo de Policía Judicial de Carmona (Sevilla) han detenido a nueve personas y han desmantelado una red que actuaba desde Valencia y Barcelona y que se dedicaba a la estafa bancaria a través de Internet, lo que se conoce en el argot como phishing.

En una nota, la Benemérita ha informado de que fue un vecino quien denunció ante la Guardia Civil haber sido víctima de una estafa. Al parecer, autor/es desconocidos habían realizado diversas transferencias desde su cuenta corriente por un valor aproximado de 19.163 euros, todo ello sin su consentimiento ni autorización.

El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Carmona se hizo cargo de esclarecer esta denuncia, comprobando los hechos denunciados, tras lo cual abrió dos líneas de investigación. Por un lado, se sospechaba de un caso de phishing, mientras que por otro se pensaba que pudiera tratarse de la introducción de algún tipo de virus troyano en el ordenador del denunciante.

Tras "arduas" investigaciones y realizar diversas gestiones, los investigadores consiguieron averiguar las cuentas a las que había sido transferido el dinero de la persona supuestamente estafada. A través de estas cuentas, se consiguió conocer la identidad de los presuntos culpables. Los agentes se pusieron en contacto con sus compañeros de Valencia y Barcelona, puesto que los sospechosos tienen fijada su residencia en estas ciudades.

Finalmente, y tras coordinar sus actuaciones con diversas unidades de la Guardia Civil de Pujol (Valencia), Valencia capital, Barcelona y Logroño, los agentes consiguieron desmantelar esta red. Además, consiguieron detener a los cabecillas de la organización, de nacionalidad búlgara. A todos ellos se les imputan supuestos delitos de estafa.

Modus operandi

La organización creaba una página web, prácticamente idéntica a la de una conocida entidad bancaria. Por otro lado, enviaban un correo electrónico a la víctima, en el que le comunicaban que premiaban su fidelidad como cliente con 400 euros. Para recibirlos en su cuenta, la víctima tenía que introducir sus datos bancarios en la supuesta página web de su banco.

Los ahora detenidos llegaron a pagar los 400 euros, lo que daba confianza a la víctima, ignorante de que este dinero lo habían extraído de su propia cuenta, de la que ya conocían las claves.

También se han detenido a los conocidos en el argot por burros. Se trata de personas a las que los estafadores les ofrecían un supuesto trabajo fácil desde su casa, y, sin embargo, eran los que sacaban el dinero de la cuenta del cliente, transfiriéndolo a otros países, para quedar los cabecillas al margen de posibles sospechas.

Ya somos 190.624