Retirada del mercado andaluz de veinticuatro lotes

FACUA considera de una grave irresponsabilidad el criterio para la selección de las marcas de aceite de oliva analizados por la Junta de Andalucía

La Dirección General de Consumo se ha dejado guiar por los intereses de patronales empresariales del sector agrícola y puede provocar que los consumidores sospechen de la existencia de fraude en cualquiera de las marcas más baratas del mercado.

FACUA-Consumidores en Acción considera que el criterio para la selección de las muestras de aceite de oliva analizadas por la Junta de Andalucía y el mensaje con que se ha hecho pública la detección de un presunto fraude en veinticuatro de ellas supone una grave irresponsabilidad que está causando una enorme confusión entre los consumidores y puede provocar un perjuicio irreparable en una parte importante del sector.

Tras trascender la retirada del mercado andaluz de veinticuatro de los cincuenta lotes de los que se han analizado muestras, el portavoz de FACUA y secretario general de su Federación en Andalucía ha lamentado en rueda de prensa que "en esta campaña de inspección la Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud se haya dejado guiar por los intereses de patronales empresariales del sector agrario centrando los análisis a las marcas con los precios más bajos".

La campaña se ha desarrollado en coordinación con la Dirección General de Industria y Calidad Agrolimentaria de la Consejería de Agricultura y Pesca, en cuyos laboratorios se han realizado los análisis sobre las cincuenta muestras seleccionadas de aceite de oliva virgen y virgen extra.

Al hacer público que "veinticuatro de los cincuenta lotes analizados contenían un aceite de oliva de calidad inferior a la que aparecía en el etiquetado" sin revelar de qué marcas se trata por no haber concluido aún el expediente, Sánchez advierte que "la Consejería de Salud puede provocar que los consumidores sospechen de la existencia de fraude en cualquiera de las marcas más baratas del mercado".

Precio bajo no es sinónimo de fraude

FACUA critica que el criterio de selección de la Consejería de Salud haya sido, en nueve de cada diez muestras inspeccionadas, un "precio excepcionalmente bajo" o "inusualmente bajo respecto al precio habitual de estos productos por la calidad que los mismos tienen".

Adjetivos que, denuncia Sánchez, "carecen de rigor y obvian que las decisiones sobre los precios de venta al público son fruto de numerosos elementos y no únicamente de la calidad de los productos". "Que un producto tenga un precio bajo no lo hace sospechoso de fraude, como tampoco un precio alto implica necesariamente mayor calidad", señala.

Un estudio realizado por FACUA a finales de junio en seis cadenas de supermercados e hipermercados, de las veintitrés marcas a la venta con envases de aceite de oliva virgen extra de 1 litro, nueve tenían un precio medio por debajo de los 3 euros a finales de junio, lo que no significa que éstas tengan que ser más sospechosas que el resto de incurrir en fraude.

Los precios de los aceites de oliva virgen extra en envases de 1 litro oscilaban entre 2,39 y 3,89 euros, nada menos que un 63%.

Pero FACUA también observó importantes variaciones en los precios de varias marcas en función de los establecimientos donde se vendiesen, alcanzando hasta 85 céntimos, o el 33%, en una de las de aceite de oliva virgen en envase de 1 litro.

Ya somos 198.543