Gerardo Díaz Ferrán, declarado en concurso de acreedores

El juez concluye que el todavía presidente de la CEOE sólo posee su vivienda madrileña y que el resto de bienes están embargados.

El Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid ha declarado al todavía presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, en concurso necesario de acreedores y ha nombrado a dos administradores para controlar su patrimonio personal con el fin de hacer frente a las deudas de Viajes Marsans, según el auto dictado el pasado 22 de diciembre, al que tuvo acceso Europa Press.

El juez titular, Javier García Marrero, ha nombrado como administradores del patrimonio del empresario a la abogada Antonia Magdaleno Carmona - también administradora del concurso de Viajes Marsans- y al economista Luis Arqued Alsina.

El auto concluye que Díaz Ferrán está en quiebra ya que "el único bien del deudor que consta en las actuaciones es la vivienda" que el empresario tiene en el madrileño Parque Conde de Orgaz, cuyo valor "no cubre los embargos existentes".

Por ello, "se debe concluir que concurre el hecho revelador, ya que a la vista de las cantidades reclamadas no puede sostenerse que los créditos vayan a resultar satisfechos en los respectivos procedimientos de ejecución. Si a ello se une que el deudor no se ha opuesto, se debe proceder a la declaración del concurso necesario".

Fuentes cercanas al empresario confirmaron a Europa Press que Díaz Ferrán recurrirá el auto ante la Audiencia Provincial de Madrid en un plazo de cinco días, aunque no tendrá carácter suspensivo del concurso. Los acreedores del empresario tendrán un plazo de un mes para presentar sus créditos al juzgado dentro de la fase común del concurso.

Esta decisión judicial llega después de que Díaz Ferrán no se opusiera a la solicitud de declaración de insolvencia presentada por Olympia Mediterránea, que mantiene una deuda de 1,1 millones de euros con Marsans avalada personalmente por el empresario.

La demanda fue admitida a trámite el pasado 22 de octubre y a ésta se sumó NH Hoteles, ya que tanto el empresario como su socio, Gonzalo Pascual, avalaron estas deudas con pagarés bancarios que aseguraban su obligación solidaria.

Díaz Ferrán no ha podido eludir ser declarado insolvente, dados los distintos embargos cautelares decretados sobre sus bienes y cuentas bancarias por varios juzgados para cubrir las deudas de Viajes Marsans y Air Comet, que ascienden a cerca de 417 millones de euros y 310 millones de euros, respectivamente.

Sin embargo, esta declaración de concurso paraliza las ejecuciones de embargo que todavía no se hayan llevado a cabo a pesar de haber sido dictadas por el juez, según establece el artículo 55 de la Ley Concursal. Los bienes ya embargados podrán continuar así hasta la presentación del convenio o hasta un año después de la declaración de concurso si no se ha dictado su liquidación. Los administradores tienen la facultad de decidir sobre el tiempo de embargo.

Gonzalo Pascual también irá a concurso

Por otro lado, el Juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid declarará en los próximos días el concurso necesario de Gonzalo Pascual, ante una demanda similar presentada por las dos compañías acreedoras. Pascual ha reconocido que no cuenta con recursos suficientes para pagar sus deudas.

El pasado 12 de noviembre, el Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid decretó el embargo preventivo de bienes de Díaz Ferrán, de su socio y de la última propietaria del Grupo Marsans, la sociedad Posibilitumm Business, en cuantía suficiente para cubrir el déficit patrimonial de 417,36 millones de euros.

Además, el pasado 6 de agosto el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid embargó cautelarmente 37,64 millones de euros a Díaz Ferrán, dos de sus hijos y a Pascual para compensar el agujero patrimonial de 310 millones de euros de Air Comet. Los jueces declararon todos estos embargos en previsión de que ambos sean declarados culpables de la situación concursal del grupo turístico.

Por otro lado, Olympia, NH y las empresas acreedoras de Marsans Pullmantur (reclama 11,5 millones de euros), Riu Hoteles, Banco Espírito Santo, Barclays Bank, Accor y Sol Meliá mantienen también demandas de reclamación de deudas contra los dos ex propietarios de la compañía turística ante los Juzgados de Primera Instancia de Madrid. Estos procesos quedan a partir de ahora supeditados al concurso de acreedores declarado.

Ya somos 198.108