FACUA Sevilla y Epyme advierten de los riesgos que suponen las instalaciones de climatización efectuadas por personal no autorizado

Ambas entidades han firmado un convenio de colaboración y mediación con el objeto de mejorar la información al consumidor.

De cara al inminente inicio de la campaña de ventas de aparatos de aire acondicionado, la Asociación de Consumidores y Usuarios de Sevilla-FACUA y la Asociación de Empresas Instaladoras de Sevilla (Epyme) advierten del peligro de las instalaciones realizadas por personal no autorizado, es decir, aquél que no cuente con la correspondiente acreditación de la Consejería de Empleo y Desarrollo Tecnológico de la Junta de Andalucía para desempeñar tal actividad.

Ambas entidades han firmado un convenio de colaboración y mediación por el que se comprometen a desarrollar actuaciones formativas e informativas de manera conjunta, al intercambio de la información de relevancia para el sector y a establecer un mecanismo de mediación amistosa para resolver los conflictos entre los consumidores socios de FACUA Sevilla y las empresas integradas en Epyme.

FACUA Sevilla y Epyme coinciden en señalar el riesgo que conlleva ponerse en manos de personal no autorizado para la instalación de la climatización, puesto que nada garantiza al consumidor la cualificación del profesional que realiza tal operación, su capacidad para realizarla y responder ante posibles reclamaciones o daños a terceros ni el cumplimiento de las prescripciones legales establecidas para cada tipo de instalación en función de sus características y potencia, así como de las normativas urbanísticas de cada municipio.

Por ello, las dos asociaciones ofrecen una serie de consejos a los usuarios que pasan por exigir a los instaladores que se acrediten como autorizados mediante el correspondiente carné, además de solicitarles el certificado de la instalación y, en caso de que la instalación no sea ofrecida de forma gratuita por el vendedor del equipo, la factura en regla del importe abonado por la misma; si, por el contrario, ésta la ofrece gratuitamente el vendedor, deberá incluirse tal concepto en la factura de venta del aparato y deberá ser éste quién asuma cualquier responsabilidad sobre ella.

El usuario debe tener en cuenta que, de no ser así, asume importantes riesgos sobre cualquier contingencia que pueda sufrir la persona que ejecuta esta operación, sobre posibles ilegalidades en que haya podido incurrir y sobre los daños que una mala instalación pudiera ocasionar a terceros.

Ya somos 198.329