Bruselas quiere generalizar la factura electrónica de aquí a 2020

La medida podría permitir ahorrar alrededor de 240.000 millones de euros en seis años.

La Comisión Europea ha anunciado este jueves que propondrá medidas para eliminar los obstáculos que dificultan la emisión de facturas electrónicas con el fin de que éstas se conviertan en el principal modo de facturación de aquí a 2020.

La sustitución de las facturas de papel por facturas electrónicas en la UE podría permitir ahorrar alrededor de 240.000 millones de euros en seis años, según Bruselas.

Las facturas electrónicas permitirían a las empresas reducir los plazos de pago, disminuir los riesgos de error y también los gastos de impresión y envío. Sin embargo, en la actualidad el envío y recepción de facturas electrónicas "son operaciones a menudo complejas y costosas, sobre todo cuando se hace entre países y por parte de las pymes", ha señalado el Ejecutivo comunitario.

Para fomentar la facturación electrónica, el Ejecutivo comunitario propondrá en 2011 una revisión de la directiva sobre firma electrónica para garantizar el reconocimiento mutuo en toda la UE de los sistemas seguros de autentificación electrónica. Además, el comité europeo de normalización establecerá un código de buenas prácticas y trabajará para avanzar en un modelo único de factura electrónica.

Finalmente, el Ejecutivo comunitario ayudará con fondos del programa para la innovación y la competitividad a sectores particulares a adoptar procesos interoperativos para el intercambio electrónico de datos y documentos, especialmente facturas electrónicas.

Ya somos 203.748