FACUA Sevilla se enfrentará en el Tribunal Supremo a la aseguradora Skandia-Intercaser por las irregularidades de sus antiguos planes de pensiones

La aseguradora se niega a cumplir los contratos por los que garantizaba intereses del 8%, casi el doble de los que pretende aplicar. La Asociación ganó su demanda en Primera Instancia el año pasado y ahora la Audiencia Provincial de Sevilla ha desestimado el recurso de apelación de la empresa.

El caso de las irregularidades en fondos de pensiones de la aseguradora Skandia-Intercaser llegará al Tribunal Supremo después de que los tribunales hayan dado la razón por segunda vez a la Asociación de Consumidores y Usuarios de Sevilla-FACUA. La aseguradora se niega a cumplir los contratos suscritos en la segunda mitad de los años 80 por los que garantizaba intereses del 8%, casi el doble de los que ahora pretende aplicar.

FACUA Sevilla ganó su demanda en Primera Instancia en junio del año pasado y recientemente la Audiencia Provincial de Sevilla ha desestimado el recurso de apelación de la empresa, que ha recurrido al Tribunal Supremo. Según las sentencias, la empresa debe respetar el contenido de unos folletos publicitarios que garantizaban la aplicación de un interés del 8%.

La Asociación recomienda a los numerosos usuarios andaluces afectados por estas irregularidades que acudan a FACUA para demandar el cumplimiento de sus contratos, suscritos a través de la caja de ahorros El Monte.

Los seis socios de FACUA Sevilla representados en la demanda contra la multinacional sueca Skandia, que absorbió a Intercaser en 2001, tendrían derecho a la fecha de vencimiento de sus planes de pensiones a cantidades que en total superan los 303.000 euros. Se trata de casi el doble de lo que pretende abonar la empresa, que quiere aplicar el Tipo de Interés Legal del Dinero, que permanece al 4,25% desde 2002, en lugar del garantizado en su publicidad.

La peculiaridad de los citados planes de pensiones de Intercaser, ahora Skandia, ofertados por El Monte es que garantizaban un tipo de interés concreto, el 8%, a través de unos folletos publicitarios, a diferencia de la generalidad de los productos de este tipo que se ofertan en el sector así como del resto de entidades bancarias que comercializaban los mismos productos financieros de la citada compañía.

La Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, de 1984, advierte en su artículo 8 que los contenidos de la publicidad de un producto o servicio "serán exigidos por los consumidores o usuarios, aun cuando no figuren expresamente en el contrato celebrado o en documento recibido".

El Tipo Básico de Interés del Banco de España se aplicó por última vez en 1997, con un índice del 8%. Desde el año siguiente, fue sustituido por el Tipo de Interés Legal del Dinero, que en sólo dos años tuvo una espectacular bajada del 7,50% de 1997 al 4,25% de 1999, tipo que ha permanecido casi inalterado desde entonces.

Precisamente esta circunstancia ha beneficiado enormemente a las compañías del sector que hasta finales de los 90 ofrecían intereses referenciados al Tipo Básico de Interés del Banco de España, cuyos clientes se han visto gravemente perjudicados por la brusca bajada del Tipo de Interés Legal del Dinero inmediatamente después de asimilar el índice desaparecido.

Ya somos 198.069