Mientras las políticas de Consumo agonizan

Graves irregularidades en las subvenciones de la Junta de Andalucía para beneficiar a la asociación de consumidores del PSOE

El Gobierno andaluz castiga con recortes la independencia de FACUA y Al-Andalus para aumentar injustificadamente la financiación a UCA-UCE, después de que un informe de la Cámara de Cuentas revelase que ha utilizado reiteradamente el dinero público para fines distintos a los subvencionados.

Graves irregularidades en las subvenciones de la Junta de Andalucía para beneficiar a la asociación de consumidores del PSOE
Los secretarios generales de FACUA Andalucía, Rubén Sánchez, y Al-Andalus, Isabel Peñalosa, han celebrado este martes 21 de diciembre una rueda de prensa para denunciar las graves irregularidades que está cometiendo la Junta de Andalucía en la concesión de subvenciones para beneficiar a la asociación de consumidores del PSOE, UCA-UCE.

"Las políticas de protección al consumidor del Gobierno andaluz están paralizadas, agonizantes, desde que el presidente Griñán decidió ponerlas en manos de la consejera de Salud, María Jesús Montero", ha denunciado el secretario general de FACUA Andalucía.

"Montero se comprometió a darles un impulso", ha recordado Rubén Sánchez. "Pero lo cierto es que no ha habido más que incumplimientos de compromisos y retrocesos a todos los niveles, con una única salvedad, el impulso que se ha producido este año a la financiación de UCA-UCE a través de la Dirección General de Consumo justo después de que un informe de la Cámara de Cuentas revelase que ha utilizado reiteradamente el dinero público para fines distintos a los subvencionados".

"El favoritismo partidista es vergonzoso, pero lo de las subvenciones es un escándalo"

El secretario general de FACUA Andalucía ha señalado que "el favoritismo partidista que lleva produciéndose desde hace años es vergonzoso, pero lo que la Junta está haciendo con las subvenciones es un auténtico escándalo porque se ha realizado un uso indebido del dinero de todos los andaluces para financiar a una organización cuyas mentiras son tapadas una y otra vez".

Sánchez ha reclamado "la apertura de una investigación sobre lo que hay detrás de la Unión de Consumidores de Andalucía-UCA/UCE, la organización del PSOE a la que el Gobierno ha vuelto a premiar este año regalándole una subida del 8% en las subvenciones de Consumo a costa de recortárselas a FACUA y Al-Andalus, posiblemente como castigo por nuestra independencia".

El argumento con el que pretende justificar la Dirección General de Consumo para colocar a UCA-UCE a la cabeza de las subvenciones es que es la organización de consumidores que atiende más consultas y tramita más reclamaciones. "Pero los datos que aporta la Unión de Consumidores de Andalucía son falsos y el Gobierno lo sabe", advierte el secretario general de FACUA Andalucía.

"¿Cómo puede una entidad que según confirman nuestras encuestas es desconocida para la gran mayoría de los andaluces atender a más consumidores que nosotros?", se pregunta Sánchez.

La Cámara de Cuentas destapa numerosas anomalías

El informe emitido por la Cámara de Cuentas (pulsa aquí para descargarlo, datos a partir de la página 57) pone de manifiesto "un gran número de incidencias en la práctica totalidad de los procesos de gestión de las subvenciones otorgadas" por distintas consejerías en 2005 a UCA-UCE.

En él se destaca "la debilidad del control interno" con esta organización y "un inadecuado uso de la figura de la subvención" como instrumento para financiarla.

"Son especialmente significativos los relativos a los procesos de justificación, en los que se admiten imputaciones de gastos expresamente no subvencionables, así como otros, cuya naturaleza no guarda una relación directa con la aplicación a la finalidad pretendida en la subvención, lo que podría ser causa de inicio de expedientes de reintegro", concluye el informe de la Cámara de Cuentas. Sin embargo, la Junta de Andalucía no exigió a UCA-UCE que devolviese el dinero en ningún caso.

"No existen documentos que permitan concluir la realización efectiva de determinadas actividades", advierte la Cámara de Cuentas en uno de los apartados de su informe.

Entre las numerosas anomalías detectadas, el Gobierno andaluz consintió que UCA-UCE utilizase el dinero público en conceptos no subvencionales, como "justificantes de gastos financieros y amortizaciones de créditos suscritos por el beneficiario en ejercicios anteriores" a los de las propias órdenes de subvenciones.

También permitió que incluyese nóminas de sus dirigentes "como justificantes de gastos de personal, sin que se hayan identificado las tareas profesionales que dan lugar al devengo del salario". En una subvención solicitada para la celebración de un acto, incluyó gastos "sin relación directa" con el mismo, "como cuotas de seguridad social de toda la plantilla" y "otros servicios afectos a actividades que ya son subvencionadas en otras líneas".

Ya somos 191.170