La ausencia de inspecciones puede provocar que Sevilla sea una de las capitales con más incumplimientos de la nueva Ley del tabaco

Durante los cinco años que ha estado vigente la ley actual, Ayuntamiento y Junta de Andalucía se han negado a realizar los controles demandados por FACUA argumentando que la competencia es de la otra administración.

FACUA Sevilla teme que la ausencia de inspecciones puede provocar que Sevilla sea una de las capitales españolas con más incumplimientos de la nueva Ley del tabaco, que entrará en vigor el 2 de enero.

Durante los cinco años que ha estado vigente la actual Ley del tabaco (Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco), FACUA Sevilla no ha recibido respuestas a las numerosas denuncias presentadas por su incumplimiento en la capital andaluza.

Tanto la Delegación de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Sevilla como la Delegación Provincial de la Consejería de Salud se han negado a realizar inspecciones a raiz de estas denuncias.

Este lamentable desinterés por la protección de los consumidores ha permitido que numerosos establecimientos vulnerasen la norma atentando contra los intereses sanitarios de los ciudadanos.

Que lo haga el otro

La excusa dada por ambas administraciones a FACUA ha sido que la inspección sobre el incumplimiento de la norma no era un asunto de su competencia. Así, el Ayuntamiento viene argumentando que debe hacerlo la Junta de Andalucía y ésta que es responsabilidad de la corporación municipal.

La delegada de Salud y Consumo del Ayuntamiento hispalense, Teresa Florido, ha mostrado reiteradamente a FACUA su negativa a realizar los controles sobre el cumplimiento de la Ley del tabaco pese a que sus inspectores visitan habitualmente locales de hostelería para controlar otras cuestiones sanitarias.

El año pasado, Florido aseguró a la Asociación en una sesión del Consejo Municipal de Consumo que había trasladado a la Delegación Provincial de Salud una propuesta para solucionar el conflicto de competencias. FACUA le pidió que aclarase si esa propuesta consistía en sería el Ayuntamiento quien asumiese las inspecciones o que lo hiciera la administración autonómica, pero la responsable municipal se negó a contestar.

FACUA también expuso la grave situación hace un año a responsables de la Secretaría General de Salud Pública de la Consejería de Salud, que se comprometieron a analizar la cuestión con su Delegación Provincial y darle una respuesta. Respuesta que nunca se produjo.

En el sector hostelero, FACUA Sevilla ha denunciado desde 2006 años a numerosos establecimientos por todo tipo de irregularidades: camareros que fuman mientras atienden al público, máquinas expendedoras de tabaco ubicadas en la calle y sin control sobre la compra por parte de menores, locales con una superficie útil de menos de cien metros sin carteles que indiquen si está o no prohibido fumar y otros de dimensiones superiores que no informan al respecto en la entrada, así como restaurantes con más de cien metros que permiten fumar en todo el recinto o tienen espacios para fumadores indebidamente separados del resto.

La nueva Ley del tabaco entra en vigor el primer día no festivo de 2011 y, entre otras novedades, prohíbe fumar en cualquier espacio público cerrado, por lo que en ningún local de hostelería estará permitido hacerlo, sea cual sea su superficie.

Ya somos 192.658