Desarticulada una banda especializada en clonar tarjetas manipulando los cajeros automáticos

Los detenidos disimulaban en los cajeros una boca lectora y una cámara de grabación con los que conseguían la información de las bandas magnéticas de las tarjetas y los números PIN de los usuarios.

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo especializado en clonar tarjetas bancarias manipulando los cajeros automáticos, un método con el que los seis detenidos llegaron a realizar extracciones de efectivo por más de 300.000 euros, principalmente en entidades con sede en la capital, como ha informado este domingo la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Para copiar los datos y el número secreto de los usuarios utilizaban sofisticados dispositivos que disimulaban en los cajeros automáticos. Los beneficios obtenidos eran remitidos a Bulgaria, país de procedencia de los detenidos.

La investigación arrancó en abril, cuando se tuvo conocimiento de una organización de origen búlgaro especializada en esta modalidad delictiva asentada en la Comunidad de Madrid.

Los investigadores averiguaron que el grupo manipulaba los cajeros automáticos mediante la instalación de sofisticados dispositivos electrónicos. En algunas ocasiones enviaban la información obtenida a otros grupos delictivos establecidos en las ciudades de Milán (Italia) y Toronto (Canadá).

Modus operandi

Los detenidos disimulaban perfectamente en los cajeros una boca lectora y una cámara de grabación con los que conseguían la información de las bandas magnéticas de las tarjetas y los números PIN de los usuarios. Posteriormente volcaban los datos sobre tarjetas en blanco dotadas de banda magnética, clonando las originales, y procedían a extraer dinero en cajeros automáticos hasta que las víctimas se percataban del fraude.

Una vez identificados y localizados, los agentes detuvieron a seis personas en Madrid. Asimismo, se practicaron tres registros en los que se ha intervenido un lector grabador, distinto material informático, 40 tarjetas con banda magnéticas clonadas, numerosos dispositivos y útiles necesarios para instalar en cajeros y 7.000 euros en efectivo.

La investigación ha sido realizada de forma conjunta por la Sección I de la UDEV Central de la Comisaría General de Policía Judicial y el Grupo XX de la Brigada Provincial de Policía Judicial.

La Policía ha aportado una serie de consejos para evitar ser víctima de este fraude, como no perder de vista la tarjeta cuando se realice algún pago en establecimientos comerciales o restaurantes, además de comprobar regularmente los extractos bancarios.

Además, siempre que se teclee el número PIN tanto en los terminales punto de venta de los comercios como en los cajeros automáticos, la policía aconseja tapar el teclado con la otra mano. Así evitará que sea observado por personas malintencionadas o grabado por una cámara en caso de que el cajero esté manipulado.

Ya somos 203.801