FACUA Andalucía lamenta el desprecio a las organizaciones de consumidores por parte de Griñán, que cierra otro año sin aceptar reunirse con ellas

Critica que el Gobierno andaluz ha abandonado la protección de los consumidores durante una crisis que precisamente la hace más necesaria que nunca.

FACUA Andalucía lamenta el desprecio a las organizaciones de consumidores por parte del presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que cierra otro año sin aceptar reunirse con ellas.

Desde su nombramiento, FACUA Andalucía viene solicitando a Griñán la celebración de reuniones para tratar la situación de las políticas de protección al consumidor en la Comunidad Autónoma, como también lo ha hecho sin recibir respuesta el Consejo de los Consumidores y Usuarios de Andalucía (CCUA), el órgano de representación y consulta del que forman parte las tres federaciones de consumidores andaluzas.

Manuel Chaves dejó la presidencia de la Junta de Andalucía habiendo anunciado el compromiso de suscribir un pacto por la protección de los consumidores con las organizaciones que representan sus derechos e intereses.

La anterior directora general de Consumo anunció a FACUA Andalucía que el presidente pretendía dar un nuevo impulso a las políticas de protección de los consumidores y elevar el reconocimiento institucional al movimiento consumerista.

Desde la asunción de la presidencia por Griñán y el traslado de las competencias desde la Consejería de Gobernación a la de Salud, las políticas de protección a los consumidores se han visto enormemente devaluadas, situación que se ha agravado en 2010, lo que FACUA Andalucía ha trasladado al presidente en distintos informes.

La federación advierte que el Gobierno andaluz ha abandonado la protección de los consumidores durante una crisis que la hace más necesaria que nunca, ya que desde hace años están aumentando la cantidad y la dureza de los abusos y fraudes que se producen en un mercado cada vez peor regulado y menos controlado.

Durante estos dos años, critica, no ha habido más que incumplimientos de compromisos y retrocesos a todos los niveles en las políticas de Consumo.

En 2011, los presupuestos de la Junta de Andalucía destinados a la protección de los consumidores bajarán un 4,5%. En tres años habrán disminuido nada menos que un 17,4%, pasando de los 16,72 millones de euros de 2008 a los 13,82 previstos para el próximo año.

Recortes que están dañando a los órganos de mediación y diálogo entre la administración, los consumidores y los empresarios, el funcionamiento del Consejo de Consumidores y Usuarios de Andalucía, la apuesta por los mecanismos de solución extrajudicial de conflictos, las competencias en materia de consumo de las Entidades Locales, el fomento de las asociaciones de consumidores y la actividad inspectora y de control del mercado de la propia Administración.

En este periodo, sólo las organizaciones de consumidores, y especialmente FACUA Andalucía, están trabajando día a día, denunciando los abusos, movilizando a los consumidores, desarrollando con escasos y recortados medios actuaciones en defensa de los consumidores y demandando que no decaiga la acción del Gobierno, necesaria en actividades como la de control y supervisión del mercado, regulación, formación y educación, impulso del movimiento asociativo, apoyo a las entidades locales...

Ya somos 192.645