Power Balance Australia admite que las propiedades atribuidas a sus productos no tienen base científica

La Comisión Australiana de Competencia y Consumo ha obligado a la empresa a ofrecer a los consumidores la devolución del dinero si sienten que han sido engañados.

Power Balance Australia ha admitido que las propiedades atribuidas a sus productos no tienen base científica, después de la intervención de la Comisión Australiana de Competencia y Consumo (ACCC, en sus siglas en inglés). La empresa ha reconocido que puede estar vulnerando la sección sobre conductas engañosas del Acto de Prácticas de Comercio en ese país.

La ACCC ha obligado a la compañía comercializadora de las pulseras Power Balance en Australia a eliminar los reclamos engañosos sobre las supuestas propiedades beneficiosas de sus productos y a ofrecer a los consumidores que se sientan engañados el reembolso del dinero.

"Los proveedores de este tipo de productos deben asegurar que no están atribuyéndose supuestos beneficios cuando no existen evidencias científicas que los apoyen", ha declarado el presidente de la ACCC, Graeme Samuel.

"Los consumidores deberían ser cautelosos con otros productos similares en el mercado que hagan reclamos insustanciales, cuando puede que no sean más beneficiosos que una banda de goma", ha dicho Samuel.

Anuncio correctivo

Power Balance Australia ha sido obligada por la ACCC a insertar un anuncio correctivo en distintos medios de comunicación previniendo a los consumidores sobre lo engañoso de sus reclamos publicitarios.

"Admitimos que no existe evidencia científica creíble que apoye nuestros reclamos y por ello hemos incurrido en una conducta engañosa", dice el anuncio. "Si usted se siente engañado por nuestras promociones", continúa el anuncio, "queremos disculparnos profusamente y ofrecer un reintegro completo".

Ya somos 190.852