La presidenta de la CNE plantea que no sólo los consumidores eléctricos asuman el coste de las renovables

Entiende que debería ser asumido también por otros colectivos.

La presidenta de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), María Teresa Costa, considera necesario plantear la posibilidad de que el coste de las primas a las energías renovables no sólo recaiga sobre los consumidores de la luz, sino que sea también asumido por otros colectivos.

Costa realiza esta consideración en un voto particular al informe de la CNE acerca de la revisión de tarifas de acceso de la luz a partir del 1 de enero. Este informe se emitió antes de que el Gobierno aprobase un real decreto ley con medidas urgentes para contener los costes del sistema eléctrico, entre ellas la de recortar en 2.200 millones en tres años las primas a la fotovoltaica.

La presidenta de la CNE considera que "es necesario empezar a plantearse la posibilidad de que esta retribución de las energías renovables no sólo sea financiada por los consumidores eléctricos", sin hacer más precisiones acerca de qué otros sectores deberían asumir también este coste.

A finales del año pasado y al abrigo de los debates de la subcomisión del Congreso sobre la estrategia energética para los próximos 25 años, se sugirió la posibilidad de que otros productos energéticos como los carburantes asuman parte del coste de las renovables, y anteriormente las eléctricas habían propuesto que el coste de las renovables pase de la tarifa eléctrica a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para que lo asuman los contribuyentes y no los consumidores.

En su voto particular, Costa reclama reformas regulatorias que concilien la necesidad de cumplir los objetivos comunitarios en renovables con la financiación adecuada de estas energías. Según indica, "la consecución de estos objetivos descansa en gran medida en el sector eléctrico".

La presidenta de la CNE señala además que para 2011 el coste del régimen especial, que incluye a las renovables, ascenderá a 6.759 millones, lo que equivale al 38% del coste de las actividades reguladas. Este cálculo se realizó antes de que el Gobierno aprobara el real decreto ley con las medidas urgentes para el sistema eléctrico.

Otras medidas de contención

Costa recoge además distintas medidas propuestas por la CNE para contener los costes del sistema eléctrico, algunas de las cuales no han sido incorporadas por el Gobierno.

Entre ellas, figura la eliminación en la retribución de los activos de transporte ya amortizados antes de 2008, así como descontar el coste de los planes de eficiencia y ahorro entre 2006 y 2009, cuya imputación a la tarifa consideró ilegal el Tribunal Supremo.

Capacidad para fijar tarifas

Por su parte, el vicepresidente del regulador, Fernando Martí, también ha emitido un voto particular al informe de tarifas eléctricas en el que lamenta que el papel de la CNE en el cálculo de las tarifas apenas pase de "un mero trámite administrativo". "Creo que debería ser la CNE la que tuviera todas las competencias en la elaboración de las tarifas", afirma.

Martí también se hace eco de las dificultades de consumidores de alta tensión como ayuntamientos o pymes para hacerse con una oferta de electricidad en el mercado libre. La CNE considera que aún hay 152.916 consumidores en esta situación, de los que el 32% son administraciones públicas.

Ya somos 198.309