Pasividad los ministerios de Industria y Sanidad y las CCAA

FACUA demanda medidas ante el creciente número de abusos y fraudes en servicios prestados a través de SMS

Se producen especialmente en servicios de suscripción, por los que los usuarios reciben mensajes que les cuestan hasta 1,42 euros, sin que en muchos casos se les aclare cuántos les llegarán cada mes e incluso desconociendo que se habían dado de alta en ellos.

FACUA-Consumidores en Acción alerta del creciente número de abusos y fraudes que se está produciendo en servicios prestados a través del envío o recepción de SMS.

FACUA critica que los ministerios competentes en materia de telecomunicaciones y protección al consumidor -los de Industria y Sanidad-, y las comunidades autónomas no están llevando a cabo controles suficientes ni medidas sancionadoras contundentes contra los fraudes que se cometen en este sector, lo que da pie a que aumenten.

Las respuestas de las adminstraciones a las denuncias planteadas por FACUA se demoran meses o más de un año. Para colmo, en ocasiones Industria se limita a retirar la numeración a las empresas, sin aplicarles sanciones, por lo que éstas dan de alta nuevos números y continúan cometiendo similares irregularidades.

Las denuncias se están produciendo muy especialmente en relación a servicios de suscripción, por los que los usuarios reciben mensajes que les cuestan hasta 1,42 euros cada uno ofreciéndoles distintos tipos de contenidos, sin que en muchos casos se les aclare cuántos les llegarán cada mes e incluso desconociendo que se habían dado de alta en ellos ya que su publicidad no lo aclaraba.

Estos servicios de suscripción se camuflan en muchas ocasiones en encuestas y concursos a través de las redes sociales, en los que se ofrece al usuario la posibilidad de recibir la respuesta si introduce su móvil en una web. El fraude se produce cuando no se aclara que el usuario comenzará a recibir mensajes de pago para que se descargue distintos tipos de contenidos.

Los casos extremos son los de los usuarios que plantean han sido dados de alta en un servicio de recepción de mensajes de pago pero no como consecuencia de una publicidad engañosa, sino de forma unilateral por parte de una empresa a la que nunca habían enviado un SMS.

Qué y cómo reclamar

FACUA advierte a los consumidores que pueden reclamar la devolución íntegra de las cantidades que les hayan facturado por los servicios prestados a través de SMS si se ha producido un fraude en su publicidad, les exigieron el envío de más de un mensaje, el contenido no se ha recibido o era distinto al ofertado.

En los servicios de suscripción, los usuarios no tienen por qué pagar si no se les aclaró que estaban dándose de alta o no les indicaron cuántos mensajes de pago recibirían cada día, semana o mes.

Los usuarios deben presentar las reclamaciones, por su cuenta o a través de su asociación de consumidores, tanto a la empresa prestadora como a la compañía de móvil. Si no hay una solución satisfactoria, hay que denunciar los hechos ante los organismos competentes del Ministerio de Industria y las comunidades autónomas.

Análisis sobre anuncios en revistas

La información sobre el precio de los servicios prestados a través de SMS sólo aparece destacada en el 8% de los anuncios, por lo que los consumidores deben buscarla en la letra pequeña. Así lo pone de manifiesto un análisis realizado por FACUA en revistas de tirada nacional sobre treinta y ocho anuncios de servicios de tarificación adicional basados en el envío de mensajes.

Casi todos los anuncios, el 97%, facilitan la dirección postal de la empresa. Pero el 24% no indica en la publicidad el teléfono de atención al cliente de la empresa. El 26% no menciona la página web del anunciante, el mismo porcentaje que no da una dirección de correo electrónico.

Así, se le pone difícil al usuario acceder a más información sobre los servicios ofertados si no los utiliza.

Deben informar claramente sobre el precio, los datos de la empresa y cómo darse de baja

FACUA advierte que la normativa que regula estos servicios, la Orden ITC/308/2008, de 31 de enero, obliga a las empresas que los prestan a enviar gratuitamente a sus clientes su nombre o denominación social, el número telefónico de atención al cliente y el precio total que tendrán que abonar.

La legislación prohíbe que se exija el envío de más de un mensaje para completar el servicio ofertado. Sin embargo, hay empresas que incumplen la normativa y demandan al usuario que remita hasta cinco mensajes.

Si el SMS se envía para votar o participar en un concurso, la empresa tendrá que contestar al usuario con un mensaje informativo sobre el resultado del mismo.

Si se trata de un servicio de suscripción, en el momento del alta, el usuario debe recibir un mensaje que le aclare cómo puede darse de baja e información sobre el precio. FACUA advierte que si el importe que tendrá que abonarse periódicamente no se indica, la empresa prestadora está cometiendo un fraude.

Los precios

Los SMS enviados a números de cinco cifras que comienzan por 25, 27 o 280 y a números de seis cifras que empiezan por 29 tienen un precio de hasta 1,42 euros (1,20 más el 18% de IVA).

Los que corresponden a numeraciones de cinco cifras que comienzan por 37 o 37 y de seis cifras que empiezan por 39 están siempre por encima de 1,42 euros y pueden costar un máximo de 7,08 euros (6 más IVA).

Los de seis cifras que comienzan por 995 y 997 y los de siete que empiezan por 999 se catalogan como servicios exclusivos para adultos y tienen un precio de hasta 7,08 euros.

En el caso de los servicios de suscripción, implican el pago de hasta 1,42 euros (1,20 más IVA) por cada SMS recibido por el usuario. Se ofrecen a través de numeraciones de seis cifras que comienzan por 795 o 797 y de siete cuyas tres primeras son 799.

Ya somos 191.231