Los precios de los alimentos marcan en enero un nuevo máximo histórico, según la FAO

Acumula su séptima subida mensual consecutiva. La Organización advierte de que los precios seguirán altos en los próximos meses.

Los precios de los alimentos alcanzaron en enero un nuevo máximo histórico, superando incluso los niveles registrados en junio de 2008, que dieron origen a revueltas y a una crisis alimentaria en varios países, según el indicador de precios de los alimentos elaborado por la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que acumula su séptima subida mensual consecutiva.

En concreto, el indicador de precios de los alimentos de la FAO, que analiza la evolución de 55 materias primas alimentarias, alcanzó en enero los 230,7 puntos, frente a los 223,1 enteros del mes anterior y por encima del anterior récord de 224,1 puntos registrado en junio de 2008, después de que la organización haya variado la composición del subíndice que analiza los precios de la carne.

El alza del precio de los alimentos es uno de los factores que ha impulsado las actuales protestas en países norteafricanos, que en el caso de Túnez acabaron con el régimen de Ben Alí, mientras que en Egipto han hecho tambalearse al régimen de Mubarak.

En concreto, entre los diferentes subíndices que componen el indicador de la FAO, el referido a los precios de la carne se situó en 165,9 puntos, en línea con diciembre, tras caer los precios en Europa ante "la desconfianza tras detectarse piensos contaminados".

Por su parte, la categoría de alimentos frescos subió a 221,3 enteros, frente a 208,4 puntos en diciembre, todavía un 17% por debajo de los máximos de noviembre de 2007, mientras que el subíndice de cereales alcanzó los 244,8 puntos, frente a los 237,8 enteros del mes anterior, su mayor nivel desde julio de 2008.

Asimismo, el indicador de precios de los aceites y grasas alimentarias subió a 277,7 puntos, frente a 263 enteros de diciembre, muy cerca del récord de junio de 2008, mientras que el precio del azúcar llegó a 420,2 puntos, frente a 398,4 enteros del mes anterior, lo que supone un nuevo récord.

La presión alcista no va a ceder en los próximos meses

A este respecto, el economista jefe de la FAO, Abdolreza Abbassian, reconoció que los nuevos datos muestran claramente que "no cede la presión alcista de los precios de los alimentos".

"Estos precios altos pueden persistir en los próximos meses", dijo Abbassian, quien advirtió de que el alza de precios de los alimentos supone una "grave preocupación", en especial para los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos que pueden tener dificultades en financiar sus importaciones alimentarias, y para las familias pobres que gastan un porcentaje importante de sus ingresos en alimentos.

Ya somos 191.134