Los Veintisiete acuerdan garantizar que ningún país quedará aislado de las redes europeas de gas y electricidad después de 2015

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han acordado finalizar todas las interconexiones necesarias para completar el mercado interior de la energía en 2014.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han acordado este viernes finalizar todas las interconexiones necesarias para completar el mercado interior de la energía en 2014 y garantizar que ningún Estado miembro quede aislado de las redes europeas de gas y electricidad después de 2015. En la actualidad, sólo el 3% de la electricidad de la UE se comercializa a través de las fronteras.

No obstante, los Veintisiete no han comprometido fondos públicos nuevos para lograr estos objetivos pese a que según los cálculos de Bruselas se necesita 1 billón de euros de inversión en infraestructuras energéticas de aquí a 2020 para garantizar la seguridad de suministro.

Sólo para completar los proyectos prioritarios, entre los que se encuentran las interconexiones eléctrica y gasista de España con el resto de Europa, se necesitan al menos 19.000 millones de euros para gaseoductos y 6.000 millones para red eléctrica antes de 2013.

Los líderes europeos quieren que la gran mayoría de este dinero venga del sector privado y no contemplan que el nuevo marco presupuestario de la UE para el periodo 2014-2020 consagre más ayudas específicas para la energía.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha destacado que la UE se gasta ahora un 2,5% de su PIB anual en importar energía, 270.000 millones de euros para petróleo y 40.000 millones de euros para el gas. Completar el mercado interior aumentaría el PIB entre un 0,6% y un 0,8%, crearía 5 millones de puestos de trabajo y permitiría un ahorro de 100 euros al año a los ciudadanos.

Los Estados miembros se comprometen a facilitar la inversión en renovables y en "tecnologías seguras y sostenibles con bajas emisiones de CO2". Esta referencia ha sido interpretada como un respaldo implícito a la energía nuclear, aunque no se menciona directamente en las conclusiones.

También reclaman acelerar los esfuerzos para lograr la meta de un ahorro energético del 20% de aquí a 2020, ya que de momento no se avanza a buen ritmo.

Otro de los objetivos de la UE es reducir la dependencia respecto a Rusia, que ya ha provocado cortes de gas un par de inviernos a varios Estados miembros por las disputas de Moscú con Ucrania. Para ello, Bruselas apuesta por impulsar el denominado corredor sur, que permita traer gas directamente del mar Caspio.

Ya somos 191.226