La OMS alerta de que el consumo de alcohol causa más muertes que el sida o la violencia

La organización alerta de que causa el 4% de las muertes a nivel mundial, ya que es un factor causal de hasta 60 enfermedades y trastornos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que cada año mueren en todo el mundo aproximadamente unos 2,5 millones de personas por causas relacionadas con el consumo de alcohol, una cifra de fallecimientos mayor que la que provocan algunas enfermedades, como el sida y la tuberculosis, o la violencia ciudadana.

Según un informe presentado este viernes por el organismo de Naciones Unidas, el consumo de alcohol causa el 4% de las muertes a nivel mundial, ya que es un factor causal de hasta 60 enfermedades y trastornos, como cirrosis hepática, epilepsia o varios tipos de cáncer, como el colorrectal, mama, laringe e hígado.

Además, esta vinculación con algunas enfermedades se va conociendo poco a poco ya que, como explica a Reuters el responsable de la Unidad de Abuso de Sustancias de la OMS, Vladimir Poznyak, que ha coordinado el informe, "hace seis o siete años no existía evidencia sobre la relación causal entre el consumo de alcohol y el cáncer de mama y ahora sí".

En muchos países desarrollados este consumo se ha convertido desde hace años en un "problema de salud pública" mientras que, en otros lugares de África y Asia, como Sudáfrica o La India, el crecimiento económico ha ido acompañado de un aumento del número de bebedores.

En otros estados, como Rusia y el resto de antiguas repúblicas de la URSS, una de cada cinco muertes están relacionadas con el alcohol, registrando las tasas más altas de mortalidad por esta causa.

De este modo, los países donde el alcohol provoca más comportamientos de riesgo son, además de Rusia, Brasil, Kazajstan, México, Sudáfrica y Ucrania. En términos generales, "alrededor del 11% de los bebedores ha tenido algún atracón por semana", siendo más común en hombres.

Pese a ello, denuncia la OMS, "las políticas para contra el alcoholismo siguen siendo frágiles y no figuran entre las prioridades de los Gobiernos regionales", pese a que favorece la aparición de otros problemas como los accidentes de tráfico, los comportamientos violentos, el maltrato infantil o el absentismo laboral.

Más perjudicial para jóvenes

Además, este consumo es "más perjudicial" para los grupos más jóvenes y en los hombres, cuyo consumo de riesgo "es mucho más alto que el de las mujeres en todos los países".

Según la OMS, beber moderadamente puede tener un efecto beneficioso para algunas dolencias, como la enfermedad cardiaca y los accidentes cerebrovasculares, si bien "su efecto protector para el corazón desaparece con una ingesta excesiva".

Algunas propuestas para frenar su consumo, especialmente entre los grupos más jóvenes, es elevar los impuestos, apunta el informe, así como limitar la edad para comprar y consumir alcohol o reducir los niveles de alcoholemia en los conductores.

El problema, según concluye, es que "todavía no hay muchos países que usen éstas u otras políticas efectivas para prevenir las muertes, las enfermedades y las lesiones atribuibles al consumo de alcohol".

Ya somos 190.934