Desarticulada una banda dedicada a cometer estafas por Internet

La estafa básicamente consistía en ofertar productos, y una vez realizada la transacción económica por parte de los compradores, éstos nunca llegaban a recibir sus compras.

Uno de los agentes de la Guardia Civil de Lugo que intervino en la desarticulación de una banda internacional dedicada a realizar estafas por Internet ha explicado que les constan 70 estafas a través de esta organización, aunque sólo 30 denuncias.

En la denominada Operación Botosani, nombre rumano por la procedencia de los tres detenidos en el operativo, naturales de Rumanía de entre 24 y 27 años, la Guardia Civil de Lugo, que da por cerrada la investigación, ha constatado que usuarios de al menos doce países de Europa y África llegaron a interesarse por los productos que ofertaban los detenidos en la red.

Los tres detenidos fueron apresados en Zaragoza por agentes del cuerpo benemérito adscritos a la unidad de delitos contra el patrimonio de la Policía Judicial de la Comandancia de Lugo, en una acción coordinada por un juzgado de Monforte de Lemos.

La investigación dio comienzo en marzo de 2010, según ha precisado, en rueda de prensa, la Guardia Civil, a raíz de una denuncia presentada por un ciudadano de nacionalidad inglesa afincado en Monforte, que advirtió en su cuenta varios cargos asociados a una tarjeta bancaria de su propiedad. Las cargas llegaron a los 529 euros.

El Instituto Armado espera que la gente que haya sido víctima de estas estafas denuncie, dado que supone que muchas personas que han sido estafadas no lo hacen porque las cantidades no excedían los 400 euros. De esta forma, ha advertido de que se desconoce el número de afectados y la cantidad estafada.

Cuarenta identidades distintas

A través de Internet utilizaban 40 identidades y 80 teléfonos, con la publicación de páginas web de compra, "adaptándose a lo que el público demandaba en estas páginas o por correo que era como también se podía establecer contacto", ha aclarado el portavoz de la Guardia Civil, Orencio Pérez.

"Buscaban la mayor diversidad de productos para que cayera más gente y empleaban técnicas de regeneración del número de tarjetas bancarias", ha precisado.

Así, la estafa básicamente consistía en ofertar productos, y una vez realizada la transacción económica por parte de los compradores, éstos nunca llegaban a recibir sus compras. Entre otras cosas ofertadas se encontraban bicicletas, electrodomésticos, instrumentos musicales, menaje de hogar, vehículos, maquinaria agrícola y embarcaciones.

Los imputados alternaban su residencia entre las provincias de Zaragoza, Valencia, Madrid y Guadalajara. Los detenidos fueron puestos a disposición de los correspondientes juzgados en donde se produjeron las detenciones, el 15 de febrero, y quedaron en libertad con cargos bajo la adopción de medidas cautelares.

A los arrestados se les imputa los delitos de estafa, falsedad documental, usurpación de estado civil, blanqueo de capitales y asociación ilícita.

Ya somos 188.855