La UE no ha detectado rastros de radiactividad ni en los alimentos procedentes de Japón ni en la atmósfera

En virtud de un reglamento adoptado tras el accidente de Chernóbil, si un Estado detecta alimentos que superen las tasas máximas autorizadas de contaminación deberá alertar de inmediato al resto de países.

Los países de la Unión Europea no han detectado hasta ahora niveles de radiactividad anormales ni en los alimentos procedentes de Japón ni en la atmósfera tras el accidente de la central nuclear de Fukushima, pese a haber aumentando los controles, según ha explicado este miércoles la Comisión.

Por lo que se refiere a la radiactividad en el aire, existen "varios miles" de equipos que miden los niveles en toda la UE al menos una vez al día en circunstancias normales. No obstante, en caso de accidentes como el de Japón, los Estados miembros "están obligados a hacer una medición cada hora", ha explicado la portavoz de Energía, Marlene Holzner.

"No tengo ninguna indicación de los expertos de que tengamos niveles de radiactividad más altos en Europa en este momento", ha asegurado.

En cuanto a los alimentos, el Ejecutivo comunitario lanzó el pasado 15 de marzo una recomendación a todos los Estados miembros para que examinen si hay radioactividad en las importaciones que proceden del país asiático.

"Todavía no se ha detectado nada", ha asegurado el portavoz de Protección al Consumidor, Frédéric Vincent. En virtud de un reglamento de 1987 adoptado tras el accidente de Chernóbil, si un Estado detecta alimentos que superen las tasas máximas autorizadas de contaminación, deberá alertar de inmediato al resto de países.

En todo caso, las importaciones a la UE de productos alimentarios japoneses son "mínimas", según ha recordado el portavoz. Apenas representan un volumen de 65 millones de euros y España no está entre los principales importadores, que son Alemania, países Bajos, Reino Unido, Bélgica y Francia.

La Unión Europea importa principalmente piensos, productos pesqueros y moluscos de Japón. También compra frutas y verduras cultivadas en el norte de la isla, zona en la que se encuentra la central siniestrada, pero aún no es época de recogida de la cosecha, por lo que no preocupa la llegada de vegetales de esa región.

Ayuda humanitaria

Por otro lado, Bruselas ha enviado este miércoles a Japón un avión cargado con 70 toneladas de artículos humanitarios ofrecidos por los Estados miembros.

Además, la comisaria responsable de Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva, viajará este jueves a Tokio para discutir con las autoridades japonesas las operaciones de asistencia y supervisar la logística de la ayuda europea.

"En un momento en el que Japón está haciendo frente a una crisis humanitaria muy dura, quiero hacer llegar personalmente el mensaje de solidaridad y compasión de los europeos, y reiterar que Japón puede contar con el pleno apoyo de los europeos", ha dicho Georgieva en un comunicado.

Ya somos 190.626