La subida media de las principales tarifas de Tussam en los últimos cinco años ha duplicado la del IPC

FACUA Sevilla reclama al Gobierno municipal un diálogo real con las asociaciones de consumidores para analizar las futuras tarifas.

La Asociación de Consumidores en Acción de Sevilla-FACUA ha elaborado un informe sobre la evolución de las principales tarifas de la empresa municipal Transportes Urbanos de Sevilla, SAM (Tussam) en los últimos cinco años, que pone de manifiesto una subida media que ha duplicado la del Índice de Precios al Consumo (IPC).

FACUA Sevilla advierte que el elemento tarifario pesa muy notablemente en la decisión del consumidor, por lo que estas elevadas subidas pueden haber influido en la disminución de usuarios que ha experimentado Tussam. Para la Asociación, el remedio ha sido peor que la enfermedad, ya que utilizar importantes subidas de tarifas o la supresión de una modalidad tan utilizada como el bonobús sin trasbordo para frenar el déficit no ha sido más que un equivocado parche que ha alejado a muchos usuarios del transporte público.

FACUA Sevilla advierte que las modificaciones tarifarias no pueden realizarse sin tener en cuenta la opinión de las asociaciones de consumidores. La Asociación reclama su participación en un diálogo real y sincero que debe abrir el Gobierno municipal con estas asociaciones sobre el futuro de las tarifas de Tussam.

El IPC subió entre los meses de enero de 2000 y 2005 un 16,8%, esto es, una media anual del 3,36%. En estos cinco años, el estudio de FACUA Sevilla pone de manifiesto que el billete univiaje ha subido una media anual del 6,7% (la subida acumulada ha sido del 33,3%), pasando de los 0,75 euros de 2000 a la cantidad actual de 1,00 euros.

Los usuarios del bonobús con trasbordo ha sufrido una subida una media del 5,6% (la acumulada ha sido del 28,2%), desde los 3,90 euros que costaba en 2000 a los 5,00 euros de 2005.

Pero la subida más espectacular la han experimentado los usuarios del bonobús sin trasbordo, que tras su eliminación en 2005, no han tenido más remedio que optar por la modalidad con trasbordo, mucho más cara. Así, la subida media ha sido del 8,5%. La tarifa había aumentado una media del 2,8% entre 2000 y 2004, pero al desaparecer este año, su sustitución por el bonobús con trasbordo ha supuesto para los bolsillos de los usuarios una subida del 28,2% en sólo un año.

Todos estos cambios tarifarios no han sido amortiguados ni de lejos por medidas en otras tarifas minoritarias, como la bajada media anual del 0,8% en la tarjeta mensual.

La Asociación advierte que el transporte urbano no tiene más remedio que ser deficitario y una parte muy importante de su financiación no debe provenir de las tarifas, cuyas subidas más allá de unos límites razonables aleja a los ciudadanos de su uso. FACUA Sevilla recuerda que del transporte urbano no sólo se benefician sus usuarios, sino otros muchos sectores que no lo utilizan, desde los comercios y la industria hasta quienes conducen su vehículo particular, al contribuir a descolapsar el tráfico.

Ya somos 203.718