El Hospital de San Rafael reclama casi 6.000 euros a una socia de FACUA Cádiz por unos servicios recibidos tras el parto

La usuaria alega que en ningún momento se le advirtió que no estaban cubiertos por su seguro sanitario privado.

La socia de FACUA Cádiz A.M.P. acudió, en diciembre de 2008, al Hospital San Rafael de Cádiz, (perteneciente a la empresa José Manuel Pascual Pascual, S.A.), para ser atendida en el parto, haciendo uso del seguro sanitario privado que tenía contratado con SANITAS.

Tras el parto, los profesionales que atendieron a la usuaria estimaron oportuno que los recién nacidos (un niño y una niña) permanecieran varios días en una incubadora, sin que, en ningún momento, según la usuaria, se le informara de que estos servicios no estaban cubiertos por su seguro sanitario privado y que, por lo tanto, deberían abonarlos separadamente.

Posteriormente, la empresa propietaria del Hospital ha reclamado a la socia de FACUA Cádiz el pago de casi 6.000 euros correspondientes a dichos tratamientos (concretamente, 5.967,00 euros), que se ha negado a abonar. Por este motivo, los responsables de la clínica privada han demandado judicialmente a la usuaria, que, en primera instancia, ha sido condenada a abonarles dicha cantidad.

FACUA Cádiz considera que tanto el Hospital como Sanitas deberían haber advertido fehacientemente a la usuaria de que los tratamientos que iban a dispensar a los recién nacidos no estaban cubiertos por su seguro sanitario privado.

La Asociación entiende que tendrían que haberle informado el importe de los mismos, al objeto de que la usuaria pudiera haber tomado la decisión de abandonar la clínica privada y haber acudido al sistema sanitario público, en el que los mismos se le habrían dispensado de forma gratuita, o, incluso, haber dado de alta a los recién nacidos en el seguro privado dentro del plazo del que disponía tras su nacimiento, de manera que fuera la entidad aseguradora la que asumiera el coste.

Por ello, FACUA Cádiz confía en que, finalmente, los Tribunales de justicia den la razón a su socia, que ha recurrido la sentencia, y que, de esta manera, no se vea obligada a abonar el importe que le reclama el Hospital.

Al mismo tiempo, y atendiendo a lo acaecido con esta usuaria, FACUA Cádiz recomienda a aquellos que, haciendo uso de seguros sanitarios privados, acudan a centros hospitalarios de este grupo, a no dar su consentimiento a la prestación de ningún tipo de servicio por parte de éstos sin analizar previamente si dichos servicios están cubiertos por su aseguradora. Igualmente insiste en que no se de el consentimiento sin valorar ni conocer el coste de los tratamientos, y que, en caso de duda, opten por abandonar el centro y solicitar la asistencia en la sanidad pública.

Para ello, deben prestar atención a las condiciones generales y particulares de la póliza que tienen suscrita con la aseguradora y, en caso de duda, efectuarles una consulta por escrito para conocer si el servicio que van a prestarnos está o no cubierto por la misma.

Finalmente, la Asociación considera que casos como el sufrido por su socia ponen de relieve el valor de poder disfrutar de los servicios de un sistema sanitario público, al que los usuarios pueden acudir sin más preocupación que la derivada de su estado de salud. Por ello, aconseja a los usuarios que valoren si necesitan o no contratar un seguro sanitario privado y, en caso afirmativo, que estudien detenidamente sus condiciones.  

Ya somos 190.557