La Policía desmantela una organización dedicada a falsificar y estafar con tarjetas

Agentes especializados en delitos tecnológicos tuvieron conocimiento de la posible comisión de un delito de estafa y falsificación cuando en varias joyerías de Castellón detectaron pagos fraudulentos con tarjetas de crédito.

Agentes de la Policía Nacional de Castellón han detenido a ocho personas como presuntos autores de un delito de falsificación de medios de pago y estafa utilizando tarjetas de crédito, según ha informado este Cuerpo de Seguridad en un comunicado.

El pasado mes de marzo, los agentes de la Comisaría Provincial especializados en delitos tecnológicos tuvieron conocimiento de la posible comisión de un delito de estafa y falsificación documental cuando en varias joyerías de la capital detectaron pagos fraudulentos con tarjetas de crédito.

Con el progreso de la investigación policial, el día 3 de abril se practicaron las primeras dos detenciones, un hombre y una mujer, ambos rumanos de 27 y 22 años, que estarían implicados en la trama y se dedicaban presuntamente a utilizar las tarjetas manipuladas en los establecimientos. Esta pareja, al saber que estaban siendo buscados por la policía, habían huido al Reino Unido.

Estas dos personas serían dentro de la organización los pasadores o muleros, es decir, los que se encargaban de hacer las compras para luego entregar la mercancía a sus "superiores", quienes la vendían y entregaban a éstos una comisión.

Con el avance de las investigaciones, los policías pudieron identificar y localizar este martes al tercer detenido, rumano de 35 años, quien presuntamente encabezaba la organización y se dedicaba a manipular las tarjetas y contactar con los muleros para entregárselas y recibir los objetos que habían logrado adquirir.

Este mismo día, antes de levantar sospechas, los investigadores efectuaron dos entradas y registros en domicilios de la avenida Casalduch y de la calle Museros, donde presuntamente se realizaban las manipulaciones de las tarjetas y se almacenaban los objetos adquiridos.

En el portal de uno de los domicilios, se practicaron otras tres detenciones, dos hombres y una mujer, justo en el momento en que uno de los detenidos entregaba a la pareja un maletín en el que se encontraba una gran cantidad de material informático y tarjetas bancarias.

Durante el desarrollo de los registros, los investigadores hallaron e  intervinieron  numerosos efectos utilizados para la comisión de delitos de falsificación de tarjetas y estafa, tales como ordenadores, tarjetas de memoria, lectores de tarjetas bancarias, tarjetas falsificadas, memorias USB, además de numerosos objetos que podrían haber sido comprados con tarjetas falsificadas, como 23 frascos de perfumes de alto coste en sus cajas, 29 botellas de varios licores y ordenadores.

Tras el registro, aún se practicaron dos detenciones más de dos personas que vivían en una de las viviendas y que, posiblemente, serían pasadores dentro de la organización, y además se encargaban de guardar el material que ellos y otros pasadores adquirían, hasta su posterior venta.

El supuesto cabecilla de la organización, había estado detenido en septiembre del año pasado por un delito de falsificación documental, estafa y asociación ilícita, y durante un registro domiciliario se le intervinieron más de 20 tarjetas falsificadas.

Más de 7.300 euros

Durante la investigación policial, los agentes pudieron saber que las operaciones fraudulentas superan los 7.300 euros y las tarjetas eran especialmente utilizadas para adquirir joyas, perfumes, tabaco y bebidas alcohólicas.

Igualmente pudieron saber que la organización, para realizar el fraude, manipulaba los plásticos originales a nombre de los muleros, añadiéndole nuevos datos para que los consumos fueran cargados en otras cuentas, que resultaron pertenecer a clientes de un país asiático. Los detenidos han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.

Ya somos 190.547