FACUA asesora a los usuarios que se dispongan a viajar durante las fiestas Navideñas

Si se produce overbooking en un vuelo regular, la compañía aérea deberá indemnizar al pasajero si éste acredita los daños y perjuicios ocasionados.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) ofrece una serie de consejos a los usuarios que se dispongan a realizar un viaje para pasar las fiestas navideñas fuera de casa, detallando los aspectos a tener en cuenta al contratar estos servicios.

FACUA señala a los pasajeros de una compañía aérea que pueden transportar gratuitamente hasta 20 kilos de equipaje en clase turista y 30 kilos en primera clase. Ante una pérdida de equipaje, el usuario debe notificarlo inmediatamente y por escrito en el mostrador de la compañía aérea, teniendo derecho a una indemnización, si el equipaje no apareciera, que oscilará en función del peso del mismo. Por ello, si el usuario se dispone a portar objetos de valor en su desplazamiento, es aconsejable declararlos y suscribir un seguro complementario que cubra su costo en caso de pérdida o deterioro.

Si se produce overbooking en un vuelo regular, la compañía aérea deberá indemnizar al pasajero si éste consigue acreditar los daños y perjuicios ocasionados. La compañía puede, asimismo, ofrecer una plaza en vuelo regular que tenga previsto llegar al punto de destino del viajero en las horas siguientes a la llegada prevista del vuelo denegado, facilitarle otro medio de transporte o una indemnización del 50% de la tarifa abonada por el billete denegado, cuya aceptación exoneraría de mayores responsabilidades a la compañía.

FACUA señala a los usuarios que en todos los aeropuertos existen dos tipos de libros de reclamaciones: uno de Aviación Civil para temas referentes a servicios del aeropuerto (limpieza, información...), y otro de las compañías aéreas para deficiencias en el servicio de las mismas (equipajes, billetes...). La actual normativa de Aviación Civil recoge la obligación de las compañías de informar sobre las causas de los retrasos o cancelaciones y la posibilidad de utilizar el libro de reclamaciones si el usuario está en desacuerdo con los motivos ofrecidos.

Si el retraso o cancelación se debe a causas ajenas al transportista (clima, avería de la aeronave, congestión del tráfico aéreo...), la compañía no es considerada responsable de los daños y perjuicios ocasionados, pudiendo el usuario solicitar la devolución del importe de su billete. Sólo si el retraso o cancelación tiene lugar una vez se haya producido el embarque en el avión, la compañía tendrá la obligación de facilitar y abonar los gastos de hospedaje, manutención y otros que la espera origine. En este caso, si el usuario considera inadecuadas las compensaciones ofrecidas podrá actuar judicialmente contra la compañía por incumplimiento de contrato.

Dado que los pasajes son nominativos, los usuarios deben saber que sólo el titular del billete podrá hacer uso del mismo. Por tanto, si el viajero pierde el billete, debe comunicarlo a la oficina expendedora para que se extienda un duplicado o reintegre el importe con el descuento de un pequeño coste adicional.

En los desplazamientos en tren, los billetes incluyen sólo un seguro obligatorio de accidentes, y el equipaje sólo queda asegurado si es facturado, y sólo en función de su peso, por lo que es recomendable suscribir un seguro que cubra la pérdida del equipaje si se llevan en él objetos de valor. Si el viajero tiene que hacer una combinación ferroviaria y pierde el enlace por retraso del primer tren, RENFE deberá pagarle los gastos de hospedaje y manutención que le ocasiones el percance. La anulación del billete 24 horas antes de la salida supone la pérdida del 10% del valor de éste.

Si el usuario decide hacer su viaje en autocar, deberá saber que en su billete debe figurar el nombre de la empresa, el día, el mes y el año del viaje además del trayecto, el precio, el vehículo a utilizar y el número de asiento a ocupar. En el autocar deben estar separadas la zona de fumadores y la de no fumadores, teniendo en cuenta que no se permite fumar en trayectos inferiores a 30 kilómetros. El viajero podrá transportar gratis hasta 30 kilos de equipaje. En caso de pérdida del mismo, la empresa debe abonar al usuario 1.500 pesetas por kilogramo, salvo que se haya concertado un seguro adicional. En caso de accidente, el seguro obligatorio de viajeros cubre daños corporales, incapacidad, muerte y asistencia sanitaria.

Por otra parte, el precio de alquiler de vehículos incluye un seguro de responsabilidad por daños de terceros e impuestos. El seguro de responsabilidad por daños causados al propio vehículo es voluntario. Si el usuario desea recibir asesoramiento sobre sus derechos puede acudir a una de las Asociaciones de Consumidores y Usuarios integradas en FACUA o llamar al Teléfono del Consumidor, el 954 376 112, donde se le infomará del domicilio de la Asociación correspondiente.

Ya somos 203.734