FACUA considera una nueva tomadura de pelo la propuesta de Ruiz-Mateos de pago a sus inversores

El empresario ha enviado una carta a sus acreedores en la que supedita el cobro de lo que les debe a que le pague primero "el Estado expropiante".

FACUA-Consumidores en Acción considera una nueva tomadura de pelo la propuesta de José María Ruiz-Mateos de pago a los inversores que compraron pagarés de Nueva Rumasa y advierte de que las garantías de cobrar son remotas, máxime teniendo en cuenta la versatilidad de todas las operaciones llevadas a cabo por el empresario hasta la fecha.

Por primera vez desde que se iniciara el proceso de concurso de acreedores contra Nueva Rumasa, José María Ruiz-Mateos ha admitido que no podrá pagar a los 5.000 inversores que compraron sus pagarés.

Así lo ha hecho público el diario El Economista, que ha tenido acceso a una carta que el empresario ha enviado a los inversores en la que afirma que "por dificultades sobrevenidas con posterioridad a la emisión de los pagarés, su Sociedad emisora, actualmente en situación concursal, no ha hecho ya frente o no va a poder hacer frente a su pago a la fecha de sus respectivos vencimientos".

"Me complace adjuntarte una propuesta", continúa la misiva, "que estimo será del máximo interés para ti debido a la bondad de la misma, dadas las circunstancias que atravesamos. Lo más importante es que tengas la plena, total y absoluta seguridad que no pararemos hasta tanto los que depositaron su confianza en nosotros recuperen el dinero que les pertenece".

Propuesta enrevesada

FACUA advierte que la enrevesada propuesta de Ruiz-Mateos es que los inversores firmen un acta notarial y supediten la posibilidad de cobrar a que "el Estado expropiante" pague lo que supuestamente debe al conglomerado de empresas. En dicha acta, José María Ruiz-Mateos "se obliga al pago, a sus tenedores legítimos, de los pagarés con cargo al dinero que deba hacer efectivo el Estado expropiante". El dinero se utilizaría primero para pagar los costes de los procesos judiciales.

Para que este acuerdo se pueda llevar a cabo, los tenedores de los pagarés deben ceder los derechos de cobro "incondicionalmente y sin reserva alguna". La aceptación de formalizará ante notario y la podrán exigir tanto los titulares como quienes acrediten tener "causa legítima de él, sea inter vivos o mortis causa".

"Llegado el momento de hacer efectivo el pago de los pagarés", éstos serán devueltos a Ruiz-Mateos "dando por pagados, finiquitados y extinguidos (incluso por renuncia) todos sus derechos (por principal, gastos de devolución, intereses y costas) demandantes de los pagarés y de las resoluciones de juzgados y tribunales que, en su caso, hubiere obtenido ejerciendo acciones relacionadas con los mencionados pagarés".

Ya somos 190.546