La Comisión Europea levanta la alerta sobre los pepinos españoles

España no descarta acciones legales contra las autoridades de Hamburgo que atribuyeron la infección a los pepinos españoles.

La Comisión Europea ha levantado este miércoles la alerta sanitaria sobre los pepinos españoles procedentes de España que había establecido el pasado jueves por una posible relación causa-efecto entre varias partidas de pepinos procedentes de Andalucía y el brote de E.coli registrado en el norte de Alemania.

La decisión de levantar de forma oficial esta alerta se ha adoptado tras una conversación telefónica mantenida la tarde de este miércoles entre la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, y el Comisario de Salud y Política de Consumidores, John Dalli.

En dicha conversación, la ministra española ha informado al comisario Dalli de que todas las analíticas de suelo, agua y hortalizas realizadas en España a las muestras tomadas en la explotación de Almería están libres de la bacteria E.Coli entero-hemorrágica.

Asimismo, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (Aesan) ha facilitado esos resultados a las autoridades europeas, que han decidido retirar la alerta contra los productos españoles.

Pajín, que en vista de los resultados de las analíticas ha instado al comisario europeo a levantar la alerta sanitaria contra los productos españoles, ha destacado ante Dalli el excelente trabajo realizado durante estos días por la Junta de Andalucía.

En un comunicado, el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad ha destacado que esta decisión "es un paso muy importante para devolver cuanto antes la normalidad al sector hortofrutícola español". No obstante, el Ejecutivo se reserva, en cualquier caso, el derecho a emprender acciones legales contra las autoridades de Hamburgo que atribuyeron a los pepinos españoles la infección por la bacteria Escherichia coli que ha causado varias muertes en Alemania.

La CE reconoció que se había precipitado

La Comisión Europea ya había reconocido en un comunicado el pasado viernes -un día después de incluir los pepinos españoles en la Red de Alertas Europeas- que se había precipitado al adoptar esta decisión y resaltaba que no se podían descartar que la infección se hubiera producido en el proceso de transporte o manipulado de los pepinos fuera de España.

Desde entonces, el Gobierno ha desplegado una estrategia en diversos frentes (Comisión Europea, Gobierno alemán, autoridades de Hamburgo) para conseguir eliminar cualquier tipo de sospecha sobre las hortalizas españolas. Al mismo tiempo, España ha realizado sus propios análisis en el Laboratorio de Lugo, cuyos resultados han descartado  cualquier tipo de relación entre el consumo de pepinos procedentes de Andalucía y el brote de E.Coli en Alemania.

El órgano de Gobierno de la Unión Europea recomendó el pasado lunes a los países que no cerrasen fronteras a nuestros productos porque no había evidencias de que el foco fuera español. Un día después, la Comisión emitió una nota en la que informaba de que, según las autoridades de Hamburgo, los resultados de las pruebas practicadas en Alemania descartaban que el origen del foco estuviera en los pepinos españoles.

Ya somos 188.766