EEUU rechaza la prohibición de venta de juegos violentos a menores

El Tribunal Supremo anula esta ley californiana al considerarla contraria a la libertad de expresión.

El Tribunal Supremo estadounidense ha anulado la ley californiana que prohibía la venta de videojuegos violentos a menores de 18 años por considerarla contraria a la Primera Enmienda de la Constitución, que consagra la libertad de expresión. Las autoridades no tienen derecho a "restringir las ideas a las que los menores pueden ser expuestos", señala la sentencia.

La ley ha sido rechazada en el Supremo por siete votos contra dos. "Como los libros, las obras de teatro y las películas, los videojuegos transmiten ideas. El principio más básico de la Primera Enmienda es que el Gobierno no tiene competencia para restringir las expresiones en función de su contenido", ha explicado en el dictamen el portavoz de la mayoría, el juez Antonin Scalia.

"No cabe duda de que un estado tiene competencias legítimas para proteger a los menores, pero no incluye un poder discrecional para restringir las ideas a las que los menores sean expuestos", prosigue Scalia, que defiende el criterio de los padres y no el de las autoridades californianas para determinar lo que es mejor para sus hijos.

Scalia reconoce que hay una tradición jurídica sobre la regulación del acceso de los menores a representaciones sexuales, pero que no existe en Estados Unidos una tradición similar relativa a la violencia.

En ese sentido, recuerda la violencia que se recoge en cuentos tradicionales infantiles como Hansel y Gretel, la Cenicienta o Blancanieves. "Los libros que damos a los niños para que los lean o les leemos cuando son más jóvenes no escatiman en sangre", ha apostillado Scalia.

Por contra, el juez Clarence Thomas, quien votó en contra de la sentencia final junto a Stephen Breyer, considera que la mayoría ha leído algo en la Primera Enmienda que realmente no está allí. "Las prácticas y creencias de los fundadores establecen que la 'libertad de expresión', como se entendía originalmente, no incluye el derecho a dirigirse a los menores, o el derecho de los menores a tener acceso a una expresión, sin pasar por los padres o responsables de los menores", ha opinado Thomas.

El Tribunal del noveno Circuito de Apelaciones de Sacramento había sentenciado que la ley californiana viola los derechos de los menores recogidos en la Primera Enmienda, una postura ratificada este lunes por el Supremo. La ley fijaba multas de hasta 1.000 dólares por cada infracción para los comercios que vendieran videojuegos considerados violentos a los menores.

Ya somos 188.817