Detenido en Sevilla por estafar al menos a once personas usurpando su identidad para contratar líneas telefónicas

Para formalizar los contratos fraudulentos, presentaba nóminas y documentos bancarios manipulados.

El Equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Lebrija (Sevilla) ha detenido a un joven de 27 años de edad, vecino de Lebrija, por los supuestos delitos de usurpación de estado civil, falsificación de documentos y un delito continuado de estafa, ya que presuntamente habría estafado al menos a once personas usurpando su identidad.

Según ha informado el Instituto Armado en un comunicado de prensa, los hechos se remontan a septiembre de 2010, cuando la Guardia Civil comenzó a investigar varias denuncias en diversas zonas del territorio nacional que podrían estar relacionadas. Así, se trataba de contrataciones fraudulentas de líneas telefónicas y otros servicios.

Los investigadores, tras un trabajo minucioso que se prolongó a lo largo de nueve meses, siguieron las pistas de que disponen hasta detectar un total de 44 altas fraudulentas a líneas de teléfonos y un total de, al menos, once personas afectadas, repartidas por todo el territorio nacional.

De las investigaciones realizadas por los agentes de la Guardia Civil, se desprende que el modus operandi era suplantar la identidad de personas, consiguiendo sus datos a través de una relación personal o bien de sus currículum enviados por Internet. Con ellos, se realizaban contrataciones de servicios -audiovisuales o telefonía móvil- que iban acompañados normalmente de terminales de gama alta.

Para formalizar los contratos fraudulentos, presentaban nóminas y documentos bancarios manipulados. Las víctimas no notaban la estafa hasta que les pasaban por el banco los recibos. Los guardias civiles del equipo de la Policía Judicial de Lebrija consiguieron localizar al sospechoso y practicaron un registro en su domicilio.

En el domicilio, hallaron gran cantidad de terminales de teléfono, router inalámbricos, decodificadores de TV, tarjetas para conexión a ordenadores fijos a Internet, y tarjetas SIM de diferentes operadoras de telefonía, que posteriormente se vendían por mucho menos de su precio real.

Ya somos 188.855