FACUA alerta a los usuarios sobre los principales problemas que pueden sufrir durante sus vacaciones

Demanda a las autoridades competentes que mejoren e intensifiquen sus protocolos de inspección y sancionen de forma contundente las irregularidades.

FACUA alerta a los usuarios sobre los principales problemas que pueden sufrir durante sus vacaciones

FACUA-Consumidores en Acción alerta a los usuarios sobre los principales problemas que pueden sufrir durante sus vacaciones para que conozcan y defiendan sus derechos.

La asociación demanda a las distintas autoridades competentes del Gobierno y las comunidades autónomas que mejoren e intensifiquen sus protocolos de inspección y sancionen de forma contundente las irregularidades en sectores donde aumentan las reclamaciones durante las vacaciones. Entre ellos, el aéreo, las agencias de viajes, los establecimientos de hostelería, las compañías de alquiler de vehículos, las aseguradoras, las entidades financieras y las empresas de telecomunicaciones.

Si el precio anunciado no coincide con el que oferta la agencia de viajes.

FACUA advierte que la Ley establece que en toda la información comercial que se facilite al consumidor sobre el coste de los servicios o bienes que se ofrezcan se dará el precio final completo, independientemente de que se desglosen o no. Si te facilitan un precio y después intentan aplicarte otro, tienes derecho a reclamar, aunque es una práctica habitual en todo el sector.

Si aumenta el precio del billete de avión por la subida del combustible.

Si el contrato recoge esta posibilidad, pueden subir el precio siempre que el carburante haya subido desde que compraste el billete y falten más de veinte días para el vuelo. Si crees que el incremento es desproporcionado, puedes exigir que te lo acrediten.

Si cancelan tu vuelo.

La compañía tiene la obligación de reembolsarte el billete en determinados casos o bien de conducirte hasta el destino final lo más rápidamente posible: en el vuelo inmediatamente posterior o por otra vía alternativa.

También debe ofrecerte comida y bebida, alojamiento en hotel en caso de pernoctar, así como transporte hacia éste. Asimismo, deberán compensarte económicamente de la siguiente forma:

- 250 euros para vuelos de hasta 1.500 km.
- 400 euros para vuelos de entre 1.500 y 3.000 km. y todos los vuelos intracomunitarios de más de 1.500 km.
- 600 euros para vuelos de más de 3.500 km. efectuados fuera de la UE. Estas compensaciones pueden reducirse a la mitad cuando la llegada al punto de destino no supere un retraso de 2, 3 ó 4 horas, respectivamente.

Denegación de embarque.

En caso de overbooking, deberán entregarte un impreso en el que se indiquen las normas de compensación.

La compañía deberá pedir voluntarios que renuncien a su vuelo a cambio de ciertas compensaciones. De no presentarse voluntarios, deberán asistirte y compensarte económicamente con las mismas cuantías que en caso de cancelación.

Deberán darte a elegir entre el derecho de reembolso y un medio de transporte alternativo.

Si tu vuelo sale con retraso.

Salvo que obedezca a causas de fuerza mayor que la compañía deberá demostrar, está obligada a asistirte de la misma forma que en caso de cancelación u overbooking. Para que se produzca la devolución del importe del billete debe quedar claro que en función del retraso ya no puedes realizar el viaje o que éste no tiene razón de ser en relación a tu plan inicial.

Si en el vuelo te pierden las maletas.

Guarda las facturas de las compras que te veas obligado a realizar para incluirlas en tu reclamación. Salvo que hubieses contratado un seguro adicional por el valor del equipaje, deben compensarte en función del peso. Actualmente son 20 euros por kilo, con un máximo de 20 kilos en vuelos nacionales y 30 en internacionales. La compensación puede llegar a un máximo de unos 1.100 euros sumando los gastos de primera necesidad que te ocasione la pérdida, independientemente de los posibles daños morales que pudieses acreditar y reclamar.

Si te deterioran el equipaje.

Deben abonarte el importe de los productos que hayan quedado inservibles y el de la reparación de los que tengan arreglo.

Si en el avión te acomodan en una clase inferior a la abonada.

Deben reembolsarte el 30% del billete en vuelos de hasta 1.500 km, el 50% en los de hasta 3.500 km y el 75% en el resto.

Si el hotel tiene deficiencias.

Puedes reclamar que las resuelvan o el cambio de habitación a una de igual o superior categoría. Si no es posible, tienes derecho a la disminución proporcional del precio en función del perjuicio que las deficiencias te ocasionen, pudiendo llegar a alcanzar la totalidad del mismo si afectan a elementos esenciales del contrato (aire acondicionado, etc.).

Si el hotel está completo pese a tener reserva.

Tienes derecho a ser alojado en otro establecimiento de la misma o superior categoría y en las mismas condiciones de reserva efectuada con cargo al hotel infractor. Si se niegan a darte esta solución y por tu cuenta sólo encuentras hoteles más caros, posteriormente podrás reclamar la diferencia. En todo caso, lo más útil para prevenirse es exigir la reserva por escrito y hacer un pago a cuenta debidamente acreditado.

Si te cambian de hotel cuando llegas a tu destino.

Tendrías derecho a exigir que el nuevo hotel proporcionado sea de igual o superior categoría al contratado inicialmente. Dicho cambio sólo procederá en casos justificados. Si la solución propuesta por el organizador no resulta viable o no la aceptas, puedes solicitar la resolución del contrato con la consiguiente devolución del importe abonado.

Si te roban en la habitación del hotel.

Si el robo se ha producido a pesar de que hayas cumplido con las instrucciones de seguridad dadas por el hotel, éste tendrá que hacerse cargo de los daños sufridos.

Si no se cumplen las condiciones ofertadas.

La agencia de viajes (si se trata de un paquete turístico) o el prestador del servicio debe proporcionarte una solución adecuada e inmediata: cambio de hotel si la categoría es inferior a la contratada, excursiones alternativas si son canceladas.

Posteriormente, podrás reclamar una compensación económica si no te ofrecen soluciones o si la calidad de los servicios alternativos ofrecidos es inferior a la contratada.

Problemas con tarjetas bancarias en el extranjero.

Antes de salir de viaje es recomendable solicitar información para saber si es operativa tu tarjeta en el lugar de destino. El uso de la tarjeta fuera de España puede suponer un coste que debe venir reflejado en el contrato y también puede derivar un gasto por las comisiones aplicadas, que deben estar publicadas en el Banco de España.

Si alquilas un vehículo y se avería.

Además de prestarte el debido servicio para repararlo, puedes exigir a la empresa que te devuelva una parte o la totalidad del dinero en función de los perjuicios que te cause la espera.

Si te obligan a pagar suplementos por servicios que creías incluidos en el contrato.

Recuerda que la Ley establece que en toda la información que se facilite al consumidor sobre el coste de los servicios o bienes que se ofrezcan se dará el precio final completo. El contrato de viaje o el folleto informativo (que se considera parte del contrato) tiene que contener por escrito la información referente a los servicios incluidos en el coste.

Si necesitas contactar con la agencia de viajes estando en el destino.

Las agencias de viajes tienen que facilitar al consumidor un teléfono de información nacional e internacional para contactar en caso de que sea necesario durante la realización del viaje.

Si usas Internet móvil en el extranjero.

En los Estados miembros de la UE, la normativa comunitaria establece que el servicio de acceso a Internet móvil se cortará automáticamente en cuanto se consuman los primeros 50 euros, para evitar facturas desorbitadas. Pero si se utiliza fuera de la UE, las desproporcionadas tarifas de las compañías pueden provocar facturas de miles o decenas de miles de euros, que pueden reclamarse si los usuarios no recibieron información en sus contratos sobre estos precios o se les facilitó de forma errónea.

Ya somos 190.557