FACUA pide una regulación más exhaustiva para los juguetes sexuales fabricados con ftalatos

La asociación remite una queja al comisario europeo John Dalli tras conocerse que la exposición de madres embarazadas a esta sustancia puede guardar relación con malformaciones en los bebés varones.

FACUA-Consumidores en Acción ha remitido una carta a las autoridades competentes en la que pide una regulación más exhaustiva sobre los juguetes sexuales tras conocer que diversos informes científicos demuestran que la exposición de madres a los ftalatos durante el embarazo puede guardar relación con una menor distancia entre el ano y los genitales en los hijos varones o menores niveles de hormonas andrógenas.

Por medio de este escrito, FACUA exige al comisario europeo de Salud y Consumo, John Dalli, así como al Instituto Nacional de Consumo (INC) y a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, que aborden una indagación que incluya la retirada de aquellos productos que puedan suponer un peligro para los usuarios, así como extender las apropiadas advertencias en el etiquetado ya presentes en los artículos destinados a bebés también para este tipo de productos.

Los informes publicados por la ginecóloga Shanna Swan, de la Universidad de Rochester (EEUU), junto a otros investigadores, bajo los títulos Prenatal phthalate exposure and reduced masculine play in boys (2009) y Associations between urinary metabolites of di(2-ethylhexyl) phthalate and reproductive hormones in fertile men (2010), concluyen entre otras cuestiones que la exposición del feto a los ftalatos puede causar este tipo de malformaciones.

Los peligros de los ftalatos

Los ftalatos son unos aditivos químicos que se añaden al vinilo para darle flexibilidad, y que se usan tanto en algunos juguetes sexuales como en biberones, chupetes y artículos destinados a la infancia. Sin embargo, mientras un adulto está normalmente a salvo de estos compuestos, los fetos o recién nacidos se ven expuestos a algunos problemas.

No en vano, desde 1997 varios Estados miembros vienen alertando del peligro de estas sustancias químicas por estar presentes en artículos que los niños podrían llevarse a la boca. En 1999, la Unión Europea prohibió de manera provisional los seis ftalatos más corrientes en la fabricación de juguetes y artículos de puericultura hechos con PVC blando y destinados a ser introducidos en la boca por niños menores de tres.

A ello se le suma un informe presentado en Dinamarca por la Agencia de Medioambiente, la cual concluyó, tras elaborar un informe sobre la materia, que las mujeres embarazadas o que estén dando el pecho a sus bebés no deben abusar de juguetes sexuales hechos con ftalatos.

Recientemente, los ministros de Industria de la Unión Europea alcanzaron un acuerdo para prohibir de manera permanente la presencia de seis tipos de ftalatos en juguetes y artículos de puericultura, tales como mordedores, biberones, chupetes o tetinas, por su riesgo para la salud de los niños.

Ya somos 190.625