Competencia multa a Gas Natural con 3,27 millones por obstaculizar la competencia

La gasista se negaba a tramitar las solicitudes de cambio de suministrador realizadas a través de grabaciones sonoras.

La Comisión Nacional del Competencia (CNC) ha sancionado a Gas Natural con una multa de 3,27 millones de euros por obstaculizar la competencia en la comercialización de gas natural para consumidores finales, informó el organismo.

Con fecha 2 de diciembre de 2009 la Dirección de Investigación de la CNC abrió un expediente sancionador contra Gas Natural por posibles prácticas anticompetitivas consistentes en obstaculizar el acceso al mercado de suministro de gas natural mediante la negativa a tramitar las solicitudes de cambio de suministrador realizadas a través de grabaciones sonoras.

Este expediente tuvo su origen en una denuncia presentada por Iberdrola, en la que se denunciaba asimismo la realización por parte de Gas Natural de una campaña de comunicación masiva a clientes que contenía información engañosa y denigratoria para el resto de competidores en el mercado, según informa la CNC en un comunicado.

En su Resolución de 27 de julio, el Consejo de la CNC ha declarado contrarias a la normativa de competencia las conductas desarrolladas por algunas de las filiales del Grupo Gas Natural entre los años 2007 y 2009.

Conductas contrarias a la normativa

La primera de estas conductas fue realizada por Gas Natural Distribución, denegando las solicitudes que Iberdrola le presentaba para que consumidores que eran clientes de Gas Natural, y por tanto suministrados por el grupo de la distribuidora, pasaran a ser clientes de Iberdrola. Concretamente, Iberdrola había comenzado a desarrollar una campaña de captación de clientes a través del canal telefónico, de forma que las condiciones de la contratación y la conformidad del cliente con el cambio eran grabadas y aportadas ante el distribuidor en soporte electrónico.

Durante dos años, Gas Natural Distribución estuvo negando la tramitación de esas solicitudes con la excusa de que la grabación sonora no era un medio de solicitud válido.

Esta actitud fue mantenida incluso después de que el regulador, el Ministerio de Industria, dictara órdenes específicas en las que se informaba de que cualquier medio que permitiera la verificación de la solicitud era válido.

Esta conducta frenó el desarrollo de un canal comercial de alto potencial de captación, reduciendo por tanto las posibilidades del consumidor a la hora de seleccionar suministrador de gas natural. Esta conducta coincidió en el tiempo con la desaparición del mercado regulado y el paso de todos los consumidores al mercado liberalizado, tratando de culminarse el proceso de liberalización.

La segunda de las conductas anticompetitivas se produjo en el año 2009 cuando, en un momento de pérdida continuada de clientes del grupo Gas Natural, su filial Gas Natural Comercial puso en marcha una campaña de comunicación que consistió en enviar cartas a la mayoría de sus clientes domésticos, unos cinco millones, con objeto de disuadir posibles cambios de suministrador, empleando para ello expresiones y afirmaciones que ponían en duda la fiabilidad de sus competidores.

El Consejo de la CNC ha valorado esta conducta como desleal, obstaculizando además la competencia efectiva en el mercado y creando graves perjuicios para los consumidores.

Ya somos 188.941