Zara, denunciada por "condiciones de esclavitud" en talleres de Brasil

La cadena de moda de Inditex ha exigido a la empresa responsable de la subcontratación fraudulenta que subsane la situación. El Ministerio de Trabajo brasileño ha procedido a regularizar la situación laboral de los trabajadores.

El Ministerio de Trabajo brasileño ha emitido cincuenta y dos actas de infracción de normas laborales contra la cadena más conocida de moda de la compañía Inditex, Zara. Según publica este jueves el diario Expansión, la multinacional española estaría fabricando ropa con mano de obra en "condiciones de esclavitud".

Las denuncias salieron a la luz después de que los reporteros de la red televisiva brasileña Band acompañaran a un equipo del Ministerio de Trabajo en la inspección de dos talleres clandestinos en Sao Paulo que fabricaban ropa para la empresa AHA, que suministra el 90% de los productos de Zara.

En esta inspección fueron liberadas 15 personas que trabajaban en condiciones degradantes. De ellos, catorce eran de nacionalidad boliviana y una mujer peruana. También se detectaron indicios de trabajo infantil, ya que entre los 15 trabajadores había un adolescente de 14 años.

A pesar de que los talleres están subcontratados, "la inspección entiende que la responsabilidad es de Zara", según el asesor de la Secretaría de Inspección de Trabajo Renato Bignami, aunque la multinacional española tiene derecho a apelar los autos.

Jornadas de hasta 16 horas por menos de 340 dólares al mes

En el pasado mes de mayo, según el mismo reportaje, una operación similar liberó a otros cincuenta y dos trabajadores bolivianos. Tanto en éste como en el último caso, los trabajadores fueron reclutados en Bolivia y Perú con promesas de mejores condiciones de vida en Brasil.

Sin embargo, ya en el país eran obligados a cumplir jornadas de hasta 16 horas diarias por salarios inferiores al mínimo vigente en Brasil (unos 340 dólares por mes).

Inditex insta al proveedor a subsanar la vulneración de derechos

Por su parte, Inditex ha exigido a un proveedor brasileño que subsane de forma urgente esta situación, según la empresa, sin su conocimiento. La propietaria de Zara ha informado de que se trata de una acción que atenta contra su Código de Conducta para Fabricantes y Talleres Externos, hacia la que el grupo tiene "tolerancia cero".

Al conocer los hechos, Inditex ha exigido a la empresa responsable de la subcontratación fraudulenta que de forma inmediata subsane la situación, mientras que el Ministerio de Trabajo brasileño, por su parte, ha procedido a regularizar la situación laboral de los trabajadores.

El grupo ha señalado que el proveedor ha asumido la totalidad de las compensaciones económicas a los trabajadores que establece la ley brasileña, al tiempo que corregirá las condiciones laborales de su subcontratista para situarlas al nivel en el que se encuentran las instalaciones auditadas y aprobadas por las inspecciones correspondientes de Inditex.

Ya somos 190.641