Un estudio de Greenpeace encuentra sustancias peligrosas en ropa de catorce marcas internacionales

En cincuenta y dos prendas de las setenta y ocho analizadas se detectó nonilfenol etoxilatos, una sustancia que al descomponerse se comporta como alterador hormonal.

La organización ecologista Greenpeace ha encontrado la presencia de sustancias tóxicas en ropa de catorce marcas internacionales, según explica en su informe Trapos sucios 2: aireando la ropa sobre la contaminación tóxica del agua en países como China. En cincuenta y dos prendas de las setenta y ocho analizadas se detectó nonilfenol etoxilatos, una sustancia que al descomponerse se comporta como alterador hormonal.

Aunque, en principio, su presencia en las prendas no supondría un peligro directo para las personas que las visten, la organización ha advertido de que los resultados "muestran la clase de productos químicos tóxicos liberados por la industria textil en todo el mundo y revelan de un problema mucho más amplio".

Las catorce marcas en las que se detectó esta sustancia son Abercombie & Fitch, Adidas, Calvin Klein, Converse, G-Star RAW, H&M, Kappa, Lacoste, Li Ning, Nike, Puma, Ralph Lauren, Uniqlo y Youngor.

Así, la organización explica la presencia de estas sustancias tóxicas en ropa de diecisiete países y fabricada en doce lugares distintos, lo que demuestra que el uso y la liberación de productos químicos peligrosos es un "problema generalizado" con graves consecuencias a largo plazo y de largo alcance para las personas y el medio ambiente, según ha asegurado la organización en un comunicado.

La publicación de este informe se enmarca dentro de la campaña Detox, en la que se recopilan los resultados de una investigación de un año de duración que vinculaba a un buen número de estas mismas marcas con proveedores en China que vertían un "cóctel" de sustancias químicas a los deltas de los ríos Yangtzé y Perla. La campaña también ha provocado que marcas como Nike y Puma hayan hecho público su compromiso de eliminar todos los vertidos de sustancias peligrosas de su cadena de suministro y de sus productos.

En este sentido, la responsable de la campaña de Tóxicos de Greenpeace en España, Sara del Río, ha explicado que la investigación demuestra que conocidas marcas de ropa "son responsables del vertido de productos químicos peligrosos en los cauces de los ríos de los países fabricantes como China, pero también en los países donde se vende la ropa".

Por último, del Río ha pedido a estas marcas que eliminen estas sustancias de sus productos, "de manera que no sigan eludiendo su responsabilidad de acabar con la amenaza de las sustancias químicas peligrosas para las personas y el medio ambiente".

Ya somos 190.562