FACUA recomienda a los consumidores que sean críticos con los establecimientos que lanzan ofertas engañosas en rebajas

La Federación lamenta que la modificación de la Ley del Comercio Interior de Andalucía haya acabado con la obligación de indicar siempre el doble precio en el etiquetado.

La Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de Andalucía (FACUA) recomienda a los consumidores que sean críticos con los establecimientos que lanzan ofertas engañosas en rebajas como descuentos de 50% o superiores que en realidad sólo se aplican a un pequeño grupo de artículos o la presentación de productos gancho en sus anuncios, a precios muy bajos, que luego no se encuentran en los comercios con la excusa de que había muy pocas unidades a la venta.

FACUA advierte que denunciará por publicidad engañosa a los comercios que incurran en este tipo de irregularidades y recuerda que la Ley del Comercio Interior de Andalucía advierte que si un comercio utiliza determinados productos como reclamo en su campaña publicitaria de rebajas debe tener a la venta una cantidad acorde a la demanda que pueda generar su publicidad. Si no es así, el consumidor tiene derecho a exigir que en un breve periodo de tiempo se le proporcione el citado artículo u otro de las mismas o superiores características al mismo precio.

La Federación indica que los consumidores andaluces pueden encontrarse con la sorpresa de que muchos establecimientos dejen de incluir el doble precio en el etiquetado de los productos por el que se indica el original junto al rebajado y se limiten a indicar porcentajes de descuento. Y es que la Ley por la que se modifica la Ley del Comercio Interior de Andalucía, que entró en vigor el pasado 29 de diciembre, establece que cuando los productos con el mismo porcentaje de descuento se exhiban agrupados, no será obligatorio exponer el doble etiquetado.

FACUA recomienda valorar la necesidad de la adquisición de los productos, su calidad y precio actual por encima de la sensación de ahorro que les represente la bajada de su coste. La Federación advierte que de lo contrario, los consumidores pueden caer en el despilfarro comprando productos innecesarios o que, pese a su rebaja, continúan siendo caros. Asimismo, es importante comparar calidades y precios en distintos establecimientos.

FACUA demanda una vez más a la Junta de Andalucía y a los ayuntamientos andaluces que aumenten el número de inspecciones y sanciones dadas las irregularidades que la Federación viene detectando en los últimos años. Irregularidades que van desde las citadas ofertas engañosas hasta la venta de artículos defectuosos en los que se presenta el reclamo rebaja, cuando en realidad se trata de saldos.

En temporadas anteriores, la Federación también ha detectado en muchos establecimientos la ausencia de un cartel que indique las fechas de comienzo y finalización de sus rebajas, así como casos en los que los productos rebajados son menos de la mitad de los expuestos, incumpliendo así el mínimo obligado por la Ley de Comercio Interior de Andalucía.

La Federación recuerda que las rebajas son diferentes de otro tipo de ofertas que conllevan también una bajada del precio de los productos, como es el caso de la liquidación y los saldos. En las liquidaciones la disminución del precio de los productos a la venta se produce por la necesidad del establecimiento de eliminarlos rápidamente por causas extraordinarias, como pueden ser las reformas, mientras que en los saldos dicha disminución del precio implica una menor calidad, ya que son productos deteriorados o de baja calidad.

Sin embargo, los consumidores deben conocer que la alteración del precio en las rebajas se produce exclusivamente como consecuencia del cambio de estación o temporada, sin que esto deba repercutir en la calidad del producto. Por ello, FACUA recuerda que todo lo que se oferte en rebajas, previamente debe haber estado a la venta en dichos establecimientos durante un mínimo de un mes y no pueden traerse especialmente para esta época, aunque todo indica que hay comercios que incumplen la ley fabricando productos -con una disminución de la calidad en muchos casos- para venderlos como rebajados.

FACUA recomienda igualmente que, antes de pagar, se solicite información por escrito sobre la admisión devoluciones por cambio de talla u otra circunstancia no achacable al establecimiento ni al fabricante. Sin embargo, si el artículo está defectuoso, el comerciante está obligado a cambiarlo.

Asimismo, un producto de rebajas tiene que cumplir todas las normas de calidad y etiquetado, y el consumidor tiene derecho a reclamar como si se tratara de un producto en venta habitual. Si la compra quiere realizarse con tarjeta de débito o crédito, el establecimiento no puede negarse si durante el resto del año las acepta, ni cobrar recargo alguno.

La Federación aconseja finalmente a los usuarios que no renuncien a sus derechos y denuncien los abusos y fraudes. Para asesorarse sobre sus derechos o cómo tramitar su denuncia, los consumidores pueden acudir a las Asociaciones de Consumidores y Usuarios integradas en FACUA.

Ya somos 190.580