FACUA considera bochornoso que el Gobierno tenga que ser amonestado para regular la transparencia bancaria

La asociación crítica que el proyecto de Orden del Ministerio de Economía no contribuya a regular en mejor y mayor medida los servicios de atención al cliente.

FACUA-Consumidores en Acción considera bochornosa la forma en la que el Gobierno ha tenido que regular la transparencia y protección al consumidor de servicios financieros, tras ser amonestado por la Unión Europea. El informe elaborado por la UE muestra a España como el país con menor transparencia bancaria después de Italia.

FACUA lleva denunciando durante años la escasa información que los bancos transmiten a los usuarios en el cobro de comisiones, que en muchos casos es inexistente o resulta prácticamente incomprensible. Esta opacidad implica que los consumidores no sepan lo que están pagando, puedan comparar ofertas o rescindan sus contratos si no están de acuerdo.

La asociación, crítica que el proyecto de Orden del Ministerio de Economía y Hacienda no contribuya además a regular en mejor y mayor medida los servicios de atención al cliente del sector bancario y financiero, cuya prestación afecta directamente a la transparencia y a la protección del cliente.  De esta forma, continúan pendientes de ser acometidos al quedar fuera de la ley de Servicios de Atención al Cliente, actualmente en trámite parlamentario.        

Asimismo, valora negativamente que una norma de estas características haya sido sometida al trámite de audiencia del Consejo de Consumidores y Usuarios en agosto, lo que dificulta en gran medida la labor del mismo.

FACUA entiende que la forma de actuar que está mantenido el Ministerio de Economía y Hacienda sin intervenir en los abusos que se están cometiendo en el sector, demuestra una vez más como el Gobierno claudica ante los deseos de la banca pasando por encima de los derechos de los consumidores.

Libertad de precio

El informe elaborado por la UE sitúa a los españoles entre los ciudadanos que más pagan por el uso normal de una cuenta bancaria. En este sentido, el proyecto de Orden de transparencia y protección del cliente de servicios financieros mantiene la libertad en la fijación del precio de las comisiones basándose en la libertad de pacto entre las partes.

Esta  libertad de precios, sin límite alguno, genera un gran desequilibrio ya que el usuario final, especialmente aquel que no dispone de grandes rentas, carece del más mínimo poder de negociación a la hora de pactar con su entidad bancaria.

Por ello, FACUA considera imprescindible que el precio de las comisiones se establezca en proporción al coste real del servicio prestado y se fijen topes máximos.

Cláusulas suelo

Por otra parte, FACUA considera conveniente que la norma se posicione respecto a algunas prácticas habituales en el sector que generan grandes perjuicios a los consumidores en vez de otorgarles legitimidad, como es el caso de las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios.

La norma se limita a regular que el usuario reciba información sobre dichas cláusulas, cuando el problema real no es sólo la falta de información sino fundamentalmente la disparidad entre el suelo y el techo.

La asociación estima necesaria  la posibilidad de entender como abusiva dicha cláusula en aquellos casos en los que exista una desproporción y provoque un desequilibrio en las partes, tal y como se está interpretando por los tribunales de justicia.

Ya somos 190.631