A partir de las 28 semanas

Ryanair deja ilegalmente en tierra a embarazadas que no presenten informe de su tocólogo en inglés

FACUA recuerda a las afectadas que tienen derecho a compensaciones económicas más el pago del nuevo billete y los gastos adicionales.

FACUA-Consumidores en Acción alerta que Ryanair está dejando ilegalmente en tierra a pasajeras embarazadas que no presenten una carta en inglés de su tocólogo en la que se declare que el embarazo no presenta complicaciones y se confirme la fecha probable de parto.

FACUA denunciará en los próximos días ante las autoridades competentes al considerar que esta práctica es una cláusula abusiva al exigir que el documento se presente en una lengua no oficial del Estado.

Concretamente, la compañía recoge en sus condiciones que "para embarazos individuales sin complicaciones, Ryanair restringe los viajes más allá de la semana 36, y para los embarazos de gemelos, trilizos, etc, más allá de la semana 32. Una vez su embarazo ha entrado en la semana 28, le pedimos que traiga un informe (en inglés) de su médico o comadrona por el que se confirma que su embarazo no presenta complicaciones, la fecha probable del parto y que se encuentra en buen estado y en buenas condiciones para volar".

FACUA advierte a las pasajeras afectadas por estas prácticas que tienen derecho a reclamar a Ryanair las mismas compensaciones económicas que fija la normativa europea para cancelaciones o grandes retrasos.

A ellas deben sumar los gastos adicionales que les causara la compañía al no permitirles volar, como la comida o el alojamiento en hoteles durante la espera hasta un siguiente vuelo, así como el importe de los nuevos billetes que tuvieran que comprar a otra compañía para llegar a su destino.

Pasajeros sin DNI

El pasado mes de julio, FACUA alertó que Ryanair está cometiendo otra práctica ilegal al no permitir volar a pasajeros sin DNI o pasaporte aunque cuenten con otra documentación válida para vuelos nacionales, vulnerando con ello el Plan Nacional de Seguridad Aérea.

FACUA acumula reclamaciones de pasajeros afectados por estas irregularidades, como familias con niños a los que Ryanair no permitió volar pese a que la legislación española establece que "los pasajeros españoles menores de 14 años, en vuelos nacionales, están exentos de llevar documentación, siendo en todo caso responsable de los mismos la persona con la que realiza el viaje".

Sin embargo, la compañía irlandesa se niega a reconocer la normativa española argumentando que se rige por sus condiciones internas. Así, Ryanair señala que "no acepta como documentos válidos los permisos de conducir, las tarjetas de residencia" ni "los libros de familia".

Ya somos 190.562