Honda llama a revisión a 390 propietarios del modelo CR-Z en España por un fallo en el motor

Los automóviles podrían moverse en sentido opuesto al de la conducción y causar una colisión a velocidades “muy bajas”.

FACUA-Consumidores en Acción informa de que la compañía japonesa Honda ha llamado a la revisión de 390 vehículos del modelo CR-Z por un fallo en el motor eléctrico.

Esta incidencia puede provocar, según el fabricante, que el motor girase a la inversa y provocase que el vehículo se mueva en la dirección opuesta a la de la conducción, a velocidades en torno a los 7 km/h.

Esta llamada se realiza para instalar una actualización del software de la Unidad Electrónica de Control del sistema IMA que equipa el modelo CR-Z. La rotación inversa podría producirse, según el fabricante, si el motor se detuviera al arrancar o justo antes de detenerse mientras que la corriente disponible de la batería IMA estuviera baja.

Según Honda España, "todos los propietarios están identificados, serán debidamente notificados y emplazados a llevar sus vehículos al taller para proceder a actualizar el software de la Unidad Electrónica de Control, sin coste alguno, y el proceso se lleva a cabo en menos de media hora".

La empresa asegura que hasta ahora no tienen constancia de ningún caso de heridos o fallecidos como consecuencia de este fallo, y aclara que "esta llamada a revisión no compromete la seguridad de los automóviles fabricados y comercializados por Honda".

Más de 5.000 unidades llamadas en Estados Unidos

En Estados Unidos también han sido llamados a revisión un total de 5.626 unidades de la edición 2011 de este mismo modelo. En un comunicado reciente, la delegación norteamericana especifica que el fallo afecta sólo a los modelos de CR-Z equipados con caja de cambio manual.

Además de este aviso, la compañía ha notificado a 80.111 propietarios de la edición 2006 del modelo CR-V en Estados Unidos para que reemplacen el mando de control del elevalunas en sus instalaciones.

El diseño del interruptor de corriente puede permitir que se acumulen residuos, lo que provocaría que los contactos eléctricos se degraden o provoquen un incendio en el dispositivo. Tampoco en este caso se han detectado daños en los usuarios.

Ya somos 190.650