Europarlamentarios del Este denuncian el uso de ingredientes de peor calidad en sus países

Exponen que ciertos fabricantes usan componentes más baratos en Europa del este mientras hacen creer a los consumidores que los productos son idénticos.

Aunque es un fenómeno poco conocido en Europa occidental, los consumidores del centro y del este del continente suelen quejarse de diferencias en la calidad de productos alimenticios que supuestamente son iguales, y de la misma marca, en todos los países.

Recientes estudios llevados a cabo por la Asociación Eslovaca de Consumidores con productos de las marcas Coca Cola, Nescafé o Milka revelaron que los ingredientes varían de un país a otro; sólo Milka era idéntica en todos los que se realizó la prueba (Alemania, Austria, República Checa, Polonia, Eslovaquia, Hungría, Rumania y Bulgaria)

Adaptarse a los gustos

En un intercambio de opiniones con la comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo (PE), el representante de la Comisión Europea Jerôme Lepeintre explicó que las marcas cambian los ingredientes según el mercado, los sabores y las tradiciones de cada país.

Por ejemplo, la crema Nutella es más líquida en Francia que en Alemania porque el pan francés es menos resistente que el pan alemán. La receta no podría ser impuesta por la Unión Europea, dijo Lepeintre, pero los consumidores sí deben ser informados sobre la composición.

La eurodiputada Elena Oana Antonescu, que formuló la pregunta oral a la Comisión Europea, señaló que los consumidores saben que hay diferencia en la calidad.

Como ejemplo, contó que su familia y amigos le piden que compre "productos mejores" en Bruselas, y advirtió que no debe haber dos categorías de consumidores, los de primera y segunda clase.

Ingredientes más baratos

Por su parte, el europarlamentario socialista Pavel Poc, de la República Checa, dijo que cada día le mencionan este tema. "¿Para qué sirve la Unión Europea si no puede proteger a sus consumidores?", le preguntan sus electores.

János Áder, eurodiputado húngaro del grupo del Partido Popular Europeo, destacó que ciertos fabricantes han admitido usar ingredientes más baratos en los mercados de Europa del Este mientras hacen creer a los consumidores que los productos son idénticos porque "parecen iguales y se anuncian de la misma manera, pero la calidad no es tan buena".

Antonescu lamentó además que no haya una "legislación europea que penalice el comportamiento discriminatorio" e insistió en que la Comisión Europea "debe llevar a cabo encuestas y estudios" sobre esta materia rápidamente.

Ya somos 188.832