Prince Lionheart

El INC traslada a EEUU la denuncia de FACUA contra un aparato anti mosquitos por ultrasonido

La Comisión Federal de Comercio prohibió hace siete años a Prince Lionheart afirmar que sus productos repelen los mosquitos. FACUA ha denunciado a cinco empresas que comercializan estos aparatos en España.

El Instituto Nacional del Consumo (INC) ha puesto en conocimiento del Gobierno estadounidense la denuncia de FACUA-Consumidores en Acción contra un aparato anti mosquitos por ultrasonido de la empresa Prince Lionheart, sobre la que pesa una orden de retirada del mercado desde hace siete años.

FACUA denunció el pasado julio ante el INC y varias comunidades autónomas a cinco empresas por comercializar aparatos que afirman repeler mosquitos mediante ultrasonidos, cuya ineficacia ha sido demostrada por numerosos estudios científicos.

La Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) de EEUU dictó una orden sobre la multinacional de productos para bebés con sede en California Prince Lionheart Inc y sus filiales por la que le prohibió afirmar que cualquier producto que emplee tecnología acústica o ultrasónica "repele mosquitos para un bebé o cualquier persona", "es una alternativa eficaz al empleo de productos químicos para repeler mosquitos" y que su uso "protege a bebés u otras personas contra el virus del Nilo Occidental".

El INC, dependiente del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, se ha dirigido a la FTC para informarle sobre la denuncia de FACUA "por entender que podrían haberse violado los términos de la citada orden si la empresa no dispone actualmente de documentación científica seria que avale las propiedades atribuidas al producto".

FACUA está a la espera de la respuesta del organismo estadounidense y confía en que el INC coordine con las comunidades autónomas una orden de retirada del mercado de éste y el resto de productos denunciados si finalmente no aportan pruebas científicas solventes que avalen su eficacia.

Cinco empresas denunciadas por FACUA

FACUA pidió el pasado julio al INC y varias administraciones autonómicas de protección al consumidor que expedientasen a cinco empresas: Chicco (que comercializa el producto Mosqui no), Prince Lionheart (Lionheart anti mosquitos mariquita Love Bug), Pest Reject, Uriach-Aquilea (Radarfarm) y Servicroma (Radarcan).

Su publicidad incluye afirmaciones como "no mata los animales no deseados pero los ahuyenta y se ocupa de que desaparecen", "el sistema definitivo que hace desaparecer moscas y mosquitos" (Pest Reject) o "imita el zumbido de los mosquitos machos ahuyentando a las hembras y evitando sus picaduras" (Radarcan).

Al menos una veintena de estudios señalan su ineficacia

FACUA cita una veintena de estudios que ponen de manifiesto la ineficacia de estos aparatos. Se trata de trabajos realizados en su mayoría por departamentos de las facultades de biología de universidades públicas y privadas de todo el mundo.

Así por ejemplo, el estudio Repelentes electrónicos de mosquitos para la prevención de las picaduras de mosquitos y la infección del paludismo (Enayati AA, Hemingway J y Garner P), publicado por la Biblioteca Cochrane Plus, concluye que "los estudios entomológicos de campo confirman que los repelentes electrónicos de mosquitos (REM) no tienen ningún efecto sobre la prevención de las picaduras de mosquitos".

Al menos siete análisis, realizados entre 1977 y 2006, han evaluado la eficacia de diferentes marcas de repelentes por ultrasonido en condiciones de laboratorio, sin que en ningún caso se demostrase que tuviesen efecto.

Uno de los análisis citados por FACUA añade que los fabricantes argumentan que estos productos "son efectivos para imitar las ondas sonoras producidas por el batir de las alas de los mosquitos machos, especialmente en los enjambres. Se dice que los mosquitos hembras, que pican a los seres humanos, repelen este sonido, ya que se aparean sólo una vez en sus vidas. En consecuencia, el mecanismo repelente debe basarse en el mecanismo auditivo de las hembras. Sin embargo esta teoría es inverosímil, ya que la capacidad auditiva de las hembras es relativamente débil" (Wigglesworth, 1965; Chapman, 1982; Michelsen, 1985).

Según el artículo Repelentes electrónicos contra mosquitos: propaganda y realidad (Frank Coro y Silvia Suárez), en el que la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana hace una revisión de la bibliografía científica que existe sobre estos, "los supuestos efectos repelentes de distintos dispositivos acústicos comerciales no han sido demostrados en investigaciones de campo y de laboratorio".

Ya somos 190.684