Desarticulada una red en Cantabria por estafar 3,5 millones en ventas de vehículos de lujo y viviendas

Se ha detenido a seis personas y se busca al principal sospechoso.

La Guardia Civil ha desarticulado una red organizada que operaba desde la localidad cántabra de Castro Urdiales y a la que se le imputan estafas por valor de 3,5 millones de euros relacionadas con la venta de coches de lujo y viviendas.

En la operación, denominada Desfiladero, se ha detenido a seis personas, dos de ellas vecinas de Vizcaya y cuatro de Cantabria, y se han recuperado dieciocho vehículos valorados en más de un millón de euros.

Las estafas se llevaron a cabo en Cantabria, Vizcaya, Vitoria, Madrid y Barcelona, así como otros puntos de la geografía nacional, ha informado este viernes la Guardia Civil en un comunicado.

Aunque la Guardia Civil da por desarticulada la red, continúa trabajando en la localización y detención del principal sospechoso que está "plenamente identificado".

La operación comenzó a finales de mayo de este año cuando la Guardia Civil de Castro Urdiales tuvo conocimiento que se estaban vendiendo en la localidad vehículos de lujo que, después de pagados y realizados los trámites, no eran transferidos a nombre de los compradores.

También se averiguó que estas gestiones se podían estar realizando en unas oficinas donde se llevaban a cabo gestiones mercantiles, y cuyo titular y otras personas alquilaban vehículos de lujo en Madrid, que eran los que posteriormente utilizaban como reclamo de venta.

Los compradores, que ignoraban que el vehículo nunca podía ser puesto a su nombre, entregaban como medio de pago un coche de segunda mano de su propiedad, más una cantidad en metálico.

Una vez realizado el pago, y ante las quejas de los compradores por no recibir el vehículo comprado, les dejaban uno de los vehículos de alquiler de alta gama, explicándoles que el que habían comprado les sería entregado y se produciría su transferencia pasados unos seis meses desde su adquisición, al ser de renting.

Pero las promesas de los vendedores no se cumplían al final y, además, a los compradores se les retiraba el vehículo prestado con la excusa de que tenían que pasar revisión.

Además del dinero que obtenían por la venta del vehículo de lujo, los componentes de la trama lograban más dinero vendiendo los vehículos de segunda mano entregados como parte del pago, falsificando presuntamente las firmas de las documentaciones para sus transferencias.

Gestión de viviendas

Durante la investigación se comprobó que en esa misma oficina se invitaba a personas que consideraban "desesperadas" por el pago de la hipoteca de su vivienda, a realizar un poder notarial a favor del titular de la misma para que éste vendiera la propiedad y, a su vez, saldara la hipoteca con el banco.

A las víctimas se les llegaba a ofertar que, si en la fecha acordada no habían vendido la vivienda, el titular de la oficina afrontaría el pago de la hipoteca e, incluso, pagaría intereses de demora.

En la investigación se ha averiguado que, en varios casos, se vendió la vivienda a un bajo precio y que el dueño de la misma nunca cobró el dinero ni se saldó la hipoteca. En otro caso se llegaron a utilizar cheques sin fondos.

Desarticulación de la red

Con los datos conseguidos, la Guardia Civil llevó a cabo la operación entre el 27 de octubre y el 4 de noviembre, deteniendo a J.L.A.G. y I.C.B., vecinos de Vizcaya, y a C.P.S., M.D.S., U.S.C., y J.L.F.C., de Cantabria, como presuntos autores de delitos de estafa y falsificación.

Aunque la operación continúa abierta, hasta el momento hay más de treinta denuncias, se han recuperado dieciocho vehículos, la mayor parte de alta gama, valorados en más de un millón de euros, y se calcula que lo estafado supera los 3,5 millones de euros.

Ya somos 190.560