La fiscalía investiga una posible estafa en programas de videntes

Las diligencias se han abierto en Málaga, donde se cree que se emiten los contenidos.

La Fiscalía de Málaga investiga posibles delitos en algunas cadenas de televisión que emiten programas de videncia y esoterismo fuera del horario permitido. El diario El País publica que el fiscal jefe de Málaga, Antonio Morales, ha abierto diligencias a raíz de la información recopilada por el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), que ha iniciado decenas de expedientes por emisión de contenidos que vulneran la ley, pero está encontrando dificultades para sacarlos adelante por la complejidad de identificar a los responsables de los programas.

Precisamente, la localización de los responsables de las emisiones y saber desde dónde trabajan es la primera labor que tiene por delante el fiscal. El Audiovisual ha detectado que en Málaga se concentran muchas de las emisiones irregulares, por eso las indagaciones han empezado por esa fiscalía. Pero si durante la investigación se detecta que hay programas radicados en otras provincias, se derivará la información a la fiscalía correspondiente.

Por la documentación que le ha hecho llegar el CAA, Morales tiene ya una línea de investigación marcada y cree que pueden existir indicios de distintos delitos. El primero, en relación a los contenidos. "Hay que certificar si los contenidos de estas emisiones pueden ser perjudiciales para menores e incluso para mayores o personas más vulnerables", explica el fiscal. La Ley General de Comunicación Audiovisual prohíbe los contenidos esotéricos y de paraciencias entre las siete de la mañana y las diez de la noche, y su emisión se considera una infracción grave para la que se prevén multas de entre 100.001 y 500.000 euros.

El fiscal indagará también si estos programas están cometiendo una estafa. En algunos casos, no advierten debidamente de que las líneas telefónicas a las que tienen que llamar los espectadores que quieran hacer una consulta a los supuestos videntes son de tarificación adicional (con un coste muy superior al de las llamadas nacionales). Además, algunas de estas emisiones mantienen al espectador en espera al teléfono durante varios minutos, lo que encarece el coste de la llamada. En estas líneas, la facturación se reparte entre empresa y proveedor de telecomunicaciones, por lo que si la demora en dar paso a la llamada es premeditada, podría agravar el delito de estafa.

Morales considera que la justicia tendrá también que tomar medidas si, como parece haber constatado el Audiovisual, muchos de los canales emiten sin licencia. El CAA cuenta con un sistema de seguimiento de medios que capta, graba y analiza las emisiones de 67 televisiones con licencia y 64 sin título que les habilite para emitir pero que han invadido frecuencias de TDT libres. Según el análisis realizado por el órgano regulador, el 53% de esos 64% canales ilegales se dedica casi en exclusiva a programar consultas con videntes o espiritistas. Además, el CAA ha advertido de la posibilidad de que los responsables de algunos de estos canales hayan cometido delitos de amenazas o coacciones cuando se ha intentado acceder a los centros desde los que emiten.

La fiscalía entiende además que si la Administración (el Audiovisual en los casos de televisiones andaluzas) ha requerido a alguna de las cadenas que interrumpa sus emisiones de videncia en horario infantil y no lo ha hecho, podría igualmente existir un delito de desobediencia.

"No es una investigación sencilla", admite el fiscal jefe de Málaga, que espera que en las próximas semanas se pueda empezar a localizar, con la ayuda de la policía, la Guardia Civil y el Registro Mercantil, a los responsables de las emisiones para llamarlos a declarar. Si los indicios de delito se confirman y la fiscalía decide remitir el caso al juez de instrucción, Morales no descarta pedir medidas cautelares que podrían contemplar el cierre preventivo de algunos de estos canales.

Ya somos 188.876