La UE firma un acuerdo con EEUU sobre la cesión de datos de pasajeros aéreos

Pendiente del visto bueno del Consejo y la Eurocámara, estas nuevas reglas sustituirán a las suscritas en 2007.

La Unión Europea ha firmado este jueves un acuerdo con Estados Unidos sobre la cesión de datos de pasajeros aéreos que obligará a las autoridades norteamericanas a convertir en anónima la información recibida pasados seis meses. La Eurocámara había reclamado mayores garantías de privacidad para los usuarios como condición para respaldar el convenio.

Bruselas asegura que el nuevo acuerdo, que necesita aún el visto bueno de Consejo y Eurocámara, ofrece mayor claridad y seguridad jurídica a los ciudadanos y a las compañías aéreas, garantiza un mejor intercambio de información entre las autoridades de las dos regiones y deja claro las razones para utilizar los datos.

Estas nuevas reglas sustituirán a otro acuerdo de 2007 e introducirán "límites" a los casos en los que las autoridades estadounidenses podrán acceder a los datos de las aerolíneas, en el marco de la lucha contra el terrorismo y crímenes graves como la trata de seres humanos.

La comisaria de Interior, Cecilia Malmström, ha celebrado la firma del convenio y ha destacado que establece "sólidas salvaguardias para la vida privada de los ciudadanos europeos, sin menoscabar su eficacia en términos de seguridad para la UE y Estados Unidos".

Los datos que facilitan las compañías aéreas van desde la fecha del viaje e itinerario, hasta el número de asiento y detalles sobre el equipaje, según ha enumerado el Ejecutivo comunitario.

El resultado de las negociaciones es que Estados Unidos no podrá acceder directamente a los sistemas de reservas de las compañías, sino que serán éstas las que transfieran los datos de sus pasajeros. Las autoridades tendrán que eliminar el nombre y datos de contacto del pasajero seis meses después de recibir la información, para garantizar que pasan a ser datos "anónimos".

Las autoridades del país norteamericano tampoco podrán tomar acciones "automáticas" contra un pasajero, como denegarle el embarque a un vuelo, y se incluirán medidas más estrictas contra el uso no autorizado de las bases de datos, informa la Comisión Europea.

La Unión Europea y Estados Unidos cuentan con un acuerdo sobre transferencia de datos de pasajeros desde los atentados del 11-S en Nueva York y Washington. Pero, con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el Parlamento Europeo ha ganado competencias y ha exigido modificaciones para mejorar la protección de la intimidad de los afectados antes de ratificar el nuevo "Passenger Name Record" (PNR).

Ya somos 190.662