Power Balance se declara en quiebra al tener que indemnizar a estafados en EEUU

La compañía acuerda con los impulsores de una demanda colectiva por publicidad engañosa el pago de 57,4 millones de dólares.

Power Balance, la marca que ha vendido millones de pulseras milagro en todo el mundo, se ha declarado en quiebra al tener que hacer frente a indemnizaciones millonarias a clientes estafados en Estados Unidos.

Según recoge El Correo de TMZ, la compañía ha llegado a un acuerdo con los impulsores de una demanda colectiva presentada por publicidad engañosa, según el cual les pagará 57,4 millones de dólares.

Sin embargo, el canal Fox40 de Sacramento sostiene que la cuantía de la indemnización sería “mucho menor”, aunque seguiría siendo millonaria.

Estos medios coinciden en que la firma californiana, que adquirió en enero los derechos para poner su nombre al estadio de los Sacramento Kings, se declaró en quiebra el pasado viernes en la corte federal de Santa Ana.

Esta banda de silicona con holograma se vendía en EE UU a 30 dólares con la promesa de que equilibraba la energía natural del cuerpo.

En diciembre, la compañía admitió en Australia que su producto es un timo: “Hemos asegurado en nuestra publicidad que las pulseras Power Balance mejoran la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad. Admitimos que no hay pruebas científicas creíbles que apoyen nuestras afirmaciones y, por tanto, hemos incurrido en conducta engañosa en contra de la sección 52 de la Ley de Prácticas Comerciales de 1974.Si usted siente que ha sido engañado por nuestras promociones, queremos pedirle disculpas sin reservas y ofrecerle un reembolso completo”.

Power Balance ha recibido desde su lanzamiento el apoyo de famosos que aparecían en su publicidad o fueron vistos llevando las pulseras, como Pablo Motos, Iker Jiménez, José María García, el tenista Manolo Santana, e incluso políticos como Patxi López, Esperanza Aguirre y Leire Pajín, entre otros personajes públicos.

En noviembre del año pasado, la compañía fue multada por fraude en Andalucía con sólo 15.000 euros. Power Balance presumía en abril de 2010 de haber vendido unas 300.000 pulseras, lo que supondría unos ingresos de en torno a 10 millones de euros.

FACUA considera que el dinero que genera en unas horas la venta de 500 pulseras es suficiente para pagar la sanción aplicada por la Junta de Andalucía.

Ya somos 188.901