Consumidores declaran ante el tribunal que la OMIC de Oviedo desechaba quejas

La exedil popular y el exdirector de la OMIC se enfrentan a una pena de diez años de inhabilitación especial como presuntos delitos de prevaricación que, según la fiscalía, cometieron por archivar denuncias de consumidores o resolverlas de forma arbitraria.

Cinco consumidores han declarado este miércoles ante la sección tercera de la Audiencia Provincial de Oviedo que la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) obvió las quejas que presentaron a partir de 2005, periodo en el que este servicio estaba dirigido Alejandro Álvarez y del que era responsable Conchita García como concejala de Consumo.

La exedil popular y el exdirector de la OMIC se enfrentan a una pena de diez años de inhabilitación especial como presuntos delitos de prevaricación que, según la fiscalía, cometieron por archivar denuncias de consumidores o resolverlas de forma arbitraria, informa la agencia EFE.

En la segunda sesión del juicio, han declarado cinco consumidores descontentos con el servicio prestado desde la OMIC, además de la directora general de la asesoría Jurídica del Ayuntamiento de Oviedo, María Jesús de la Cuesta, que ha defendido la actuación del director del servicio, y el jefe de la policía local, Agustín de Luis, que ha hecho lo mismo respecto a la exconcejala de Consumo.

Este último ha declarado que mientras fue edil, García tan sólo le dio una instrucción: que tratase a los ciudadanos "con el máximo cariño y esmero", y ha añadido que la concejala se limitaba a firmar lo que él le presentaba porque "no es experta en derecho".

En este punto ha negado, en respuesta a una pregunta del abogado defensor de la exconcejala, que Conchita García sufriese de "archivitis aguda".

María Jesús de la Cuesta, que fue la encargada de hacer una auditoría interna de la OMIC en el año 2007, cuando se habían sucedido ya las denuncias en los medios de comunicación por las presuntas irregularidades en su funcionamiento, también ha defendido la actuación seguida por el director del servicio ante unas reclamaciones que "en el noventa y tantos por ciento de los casos no iban a ninguna parte y eran muy poca cosa".

Así, tras asegurar que Alejandro Álvarez "era una persona muy enterada en temas de consumo" en el que no detectó dejación de funciones, ha declarado hoy éste atendió telefónicamente o verbalmente muchos de los casi 800 expedientes sobre los que no había resolución.

"Tonterías que no iban a ningún sitio

En su opinión, muchas de esas quejas eran "tonterías que no iban a ningún sitio" o no eran competencia del servicio por exceder su ámbito de competencia y, sin embargo, el responsable de la OMIC "tenía todas controladas con un número".

Para la funcionaria municipal, parte del problema derivaba de la falta de sintonía y coordinación entre el Principado y el Ayuntamiento y que hacía que se pasasen uno a otro muchos temas que eran de ámbito regional.

Frente a la tesis de la directora general de la Asesoría Jurídica del Ayuntamiento de Oviedo, cinco ciudadanos llamados a declarar por la Fiscalía han ratificado ante el tribunal que sus demandas no fueron resueltas.

"Me trataron muy mal", fueron las primeras palabras de una mujer que había presentado una queja por la compra de unos zapatos que nunca obtuvo respuesta por escrito de la OMIC.

Otro ciudadano que había denunciado problemas con la empresa que le hizo una reforma en su cuarto de baño ha asegurado que cuando llevó su caso a la OMIC le dijeron que no iba a conseguir nada y que está aún esperando una respuesta por escrito de este servicio.

De "tomadura de pelo" ha calificado otro consumidor la respuesta verbal que le dieron en esta oficina al presentar una queja por la compra de un teléfono móvil ya que le dijeron que lo que podía hacer era "presentar un pleito por lo civil".

Un cuarto usuario del servicio ha asegurado que cuando fue a quejarse por no haber obtenido respuesta a una reclamación por la reparación de su cámara de vídeo, el encargado de la OMIC le contestó que "no tenía ninguna viabilidad y que la había tirado a la papelera".

El juicio continua este jueves con la exposición de las conclusiones de fiscal, defensa y acusación particular, que ejerce la Unión de Consumidores (UCE) de Asturias.

Ya somos 188.935