Sentencia histórica: se absuelve a Pablo Soto por crear software P2P y se condena en costas a las discográficas

En junio de 2008, el programador y sus empresas de software fueron demandadas por Sony, Warner, Universal, EMI, y la patronal Promusicae.

Tras años de litigio ha recaído sentencia en el caso que enfrentaba a las mayores multinacionales discográficas del mundo, Sony, Warner, Universal, EMI, y la patronal Promusicae, contra el desarrollador español Pablo Soto.

Al joven informático le reclamaban más de 13 millones de euros por crear programas de intercambio de archivos a través de Internet responsabilizándole de las posibles infracciones de los millones de usuarios que descargan y ofrecen música con esas aplicaciones.

La sentencia, del Juzgado de lo Mercantil nº 4 de Madrid, desestima íntegramente la demanda y condena en costas a las demandantes.

FACUA-Consumidores en Acción celebra esta sentencia histórica y ha trasladado sus felicitaciones a Pablo Soto y su abogado, David Bravo.

En junio de 2008, el programador Pablo Soto y sus empresas de software fueron demandadas por las cuatro majors de la industria discográfica mundial, a la que se unió Promusicae, su patronal. El juicio se celebró en Madrid en el año 2009 y ahora ha recaído la sentencia que es totalmente favorable al desarrollador español demandado.

La demanda, que llegó a calificar las herramientas objeto del procedimiento como "armas de destrucción masiva" y a Pablo Soto como "el gran traidor de la causa P2P", adjuntaba hasta nueve periciales para acreditar sus tesis.

Sin embargo, tras varios años de procedimiento y un juicio que duró un total de 15 horas, la sentencia coincide plenamente con la postura jurídica sostenida por la defensa argumentando que el desarrollo de una tecnología que puede ser usada por particulares para el intercambio de música no es una infracción de propiedad intelectual.

El Juzgado, que pese a lo manifestado por las demandantes considera que la actividad de Pablo Soto y sus empresas era aboslutamente transparente, considera además que ha quedado acreditado que los demandados no almacenaban ningún archivo musical y que "las sentencias firmes hasta la fecha" coinciden en manifestar que "en ningún caso [es una infracción] el mero hecho de facilitar esa conducta" de intercambio de música.

El caso Soto mantiene relevancia internacional ya que se enmarca dentro de la estrategia global de litigio seguida por las multinacionales contra cualquier desarrollador de tecnología que consideren perjudicial para sus intereses.

El conflicto jurídico está siendo seguido de cerca por estudiosos de todo el mundo y plantea judicialmente la tensión que se produce entre los desarrolladores de software y las multinacionales que ostentan la propiedad intelectual de los contenidos, pretendiendo éstas controlar todos los canales de difusión.

Ya somos 190.562