Acusan a Philip Morris de ocultar el daño que provocan los aditivos de los cigarrillos

La tabacalera realizó "cambios intencionados" en sus análisis tras descubrir que los aditivos incrementaban el número de partículas que causan enfermedades cardiacas y cáncer.

La Universidad de California en San Francisco (UCSF) ha revelado un estudio sobre la ocultación que las tabacaleras han hecho acerca del daño de sus productos, según recoge El País.

La investigación, publicada en la revista PLoS Medicine, se refiere a informes realizados por Phillip Morris en 2002 sobre más de 300 aditivos en los que se minorizaba el riesgo tóxico de las sustancias y se ocultaba que aumentaban las enfermedades cardiacas y la probabilidad de cáncer.

Los investigadores, que se basaron en datos de la propia compañía, descubrieron que "hubo cambios intencionados en los protocolos analíticos después de que los científicos de la industria encontraran que los aditivos aumentaban la toxicidad de los cigarrillos incrementando el número de partículas en el humo que causan enfermedades cardiacas y cáncer".

Así lo confirmó Stanton A. Glantz, profesor de Medicina de la UCSF: "Cuando hicimos nuestros propios análisis siguiendo los protocolos de Philip Morris encontramos niveles que aumentaban 15 carcinogénicos hasta un 20%".

En España, la ley plantea que todos los aditivos, que pueden exceder los 600, deben notificarse a las autoridades. Estas sustancias favorecen la aceptación del producto, porque suavizan su sabor o lo hacen más atractivo. Otras fomentan la adicción al producir la vasodilatación en los bronquios para que llegue más nicotina a la sangre con menos caladas.

Ya somos 190.548