Sanción a Ryanair por no dejar volar a un pasajero al que se robó el DNI

Deberán indemnizarle con 250 euros y el reembolso del precio del billete por denegación de embarque injustificada.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) ha sancionado a Ryanair con la obligación de indemnizar con 250 euros y el reembolso del precio del billete a un pasajero por "denegación de embarque injustificada", según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Los empleados y responsables de Ryanair impidieron el embarque de Antonio Ramos, que minutos antes en el propio aeropuerto había sufrido el robo de su documentación, a pesar de que aportó la correspondiente denuncia, el carné de conducir y una fotocopia del DNI.

Los hechos se produjeron el día 6 de abril de 2011, cuando Antonio Ramos, vecino de Granollers (Barcelona), tenía previsto tomar un vuelo en el aeropuerto de Barcelona en dirección a Valladolid, aunque su destino final era Palencia. A su llegada al aeropuerto, dos horas y media antes de la salida del vuelo, se apercibió de que le habían sustraído la billetera, en la que portaba el DNI.

Antonio se dirigió rápidamente a la Comisaría de los Mossos d'Esquadra del propio aeropuerto para denunciar el robo. Posteriormente, se personó en la puerta de embarque del vuelo que debía tomar, el FR 6320, e informó al personal de Ryanair de lo sucedido. Ya dicho personal comunicó que no le iba a permitir embarcar, aunque le indicó la posibilidad de obtener una autorización en el mostrador de venta de billetes.

Pese a estar situado fuera de la zona de seguridad, el pasajero y cliente se afanó en llegar a dicho punto, cuarenta minutos antes de la salida del vuelo, y los responsables de Ryanair le negaron la posibilidad de volar, pese a presentar la denuncia, el carné de conducir y una fotocopia del DNI. La única opción que le dieron fue esperar al día siguiente y abonar un sobrecoste de 100 euros, en la clara línea de la compañía de aprovechar cada oportunidad de negocio.

En su vehículo particular

Dada la situación, Antonio Ramos no tuvo más remedio que volver a casa y viajar en su vehículo particular hasta Palencia, pese a tener billete y cumplir los requisitos de Seguridad Aérea para viajar en avión.

Al considerar que sus derechos habían sido vulnerados, Antonio decidió denunciar los hechos a Ryanair, "que no se ha dignado a ofrecer una sola respuesta", y a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, que ha resuelto condenar a la compañía a la indemnización de 250 euros más el reembolso del coste del billete.

Sin embargo, ante el esperado silencio de Ryanair a dicha resolución, Antonio Ramos se ha visto obligado a presentar una demanda contra la empresa en los Juzgados de Granollers (Barcelona), que se encuentra en tramitación.

Ya somos 188.946