Operación 'Resaca'

Inmovilizan 11.500 botellas de bebidas alcohólicas con irregularidades en Málaga

La Policía Local comprobó la existencia de una etiqueta que ocultaba el número de lote, que éste sido previamente borrado o raspado, lo que hace imposible conocer la cadena de producción y distribución.

La Policía Local de Málaga ha inmovilizado, en el marco de la operación Resaca, un total de 11.500 botellas de bebidas alcohólicas de distintas marcas en las que se apreciaron distintas irregularidades.

A raíz de inspecciones habituales realizadas por efectivos de la Policía Local en diferentes establecimientos para prevenir la comisión de infracciones como la venta de bebidas alcohólicas fuera de los horarios permitidos o el suministro a menores de edad, miembros del Grupo de Investigación y Protección (GIP) de este cuerpo detectaron irregularidades en determinadas botellas en un comercio.

Los agentes pudieron apreciar en botellas de bebidas alcohólicas, tales como ron, ginebra, whisky, etcétera, la existencia de una etiqueta que ocultaba el número de lote, comprobando, una vez retirada, que éste había sido previamente borrado o raspado, según ha indicado la Policía Local en un comunicado.

Ese dato, además de especificar la fecha de caducidad del producto, identifica su trazabilidad, es decir, dónde se fabrica, quién lo distribuye a nivel nacional y cuál es su destino minorista, por lo que su eliminación hace imposible conocer la cadena de producción y distribución.

Por otro lado, también se detectó en algunas botellas que los precintas del impuesto especial no estaban correctamente colocadas, sino que habían sido pegadas a mano y sólo por un único extremo, cuando la normativa al respecto exige que estén colocadas de tal modo que al abrir la botella se rompan, para evitar su reutilización fraudulenta.

Todos estos indicios dieron pie a una investigación más profunda, que se inició con otras inspecciones que se están llevando a cabo en establecimientos similares. 

Como resultado de las primeras investigaciones y respecto a los precintos fiscales, los agentes de la Policía Local han podido comprobar que la mayoría estaban adheridos a botellas distintas a las que originariamente estaban destinados.

Asimismo, con la información obtenida de las facturas de compra se han localizado varias distribuidoras minoristas de bebidas que comercializan en el mercado estos productos.

Dispositivo policial

Este pasado jueves, a primera hora de la mañana, el GIP de la Policía Local montó un dispositivo para la inspección de las distribuidoras localizadas, en el que participaron también efectivos del Grupo de Protección de la Naturaleza (Grupona).

Además, en el operativo se contó con la colaboración de la Sección de Sanidad del Ayuntamiento de Málaga y de funcionarios de la Agencia Tributaria.

Tras la inspección, se movilizaron más de 11.500 botellas que presentaban anomalías que atentaban contra el derecho de los consumidores, tales como ocultación del número de lote, etiquetado con ingredientes en idioma distinto al español, etcétera.

Por otro lado, respecto a las infracciones a la Ley de Impuestos Especiales, se detectaron irregularidades en más de 8.000 botellas, tomando los agentes de la Agencia Tributaria muestras para comprobación y análisis.

La investigación continúa abierta para determinar si algunas partidas pudieran ser productos falsificados, lo que podría dar lugar a un posible delito contra la propiedad industrial y contra la salud pública.